Panofobia: Cuando tienes miedo a todo

Hay fobias concretas y fobias más generales, como la panofobia o el miedo a todo

Laura Sánchez

Cuando tienes miedo a todo se llama panofobia

¿Para qué sirve el miedo? El miedo es necesario en nuestras vidas para poder protegernos frente al peligro y lo mismo ocurre con la ansiedad. Diferente caso son las fobias, que suponen ya un trastorno que nos afecta a nuestra actividad normal. Y hay fobias de todo tipo, más concretas o más generales, como en el caso de la panofobia o el miedo a todo.

Qué es la panofobia

Cuando hablamos de fobias solemos referirnos a esa sensación de pánico y angustia que se genera ante una situación concreta; o puede ser un objeto, pero también algo concreto. Sin embargo, la panofobia riza el rizo de los temores porque se trata de una fobia más general que lo abarca todo dependiendo de la persona. La panofobia es el miedo a todo.

La mayoría de la gente no puede comprender esta fobia, pero la persona que la sufre vive con una sensación de angustia permanente ante el temor a todo lo que le rodea o a lo que pueda ocurrir. Se trata de un miedo generalizado pero, ¿a qué? A todo, a la vida en general, no es un miedo específico.

Por este motivo a veces se relaciona la panofobia con trastornos como la esquizofrenia, el trastorno de ansiedad generalizada o el trastorno límite de personalidad. Cuando las preocupaciones se convierten en algo general, el abanico de temores se abre y no tiene límites.

Consecuencias de tener miedo a todo

Las consecuencias de la panofobia dependen del grado de desarrollo de la fobia, pero este problema tiende al aislamiento social. Si cada vez evitas más cosas porque te atemorizan, el resultado es el de una parálisis vital en la que puedes llegar a perder tu empleo, tu familia, tus relaciones sociales y, por supuesto, la percepción de la realidad.

Cómo superar la panofobia

Síntomas de la panofobia

Las fobias también tienen síntomas, la mayoría de ellos coinciden con los de la ansiedad. En el caso de la panofobia los síntomas físicos incluyen mareos, taquicardia, sudoración, dolor de cabeza, dolor abdominal o temblores.

Los síntomas psíquicos de esta fobia comienzan con tristeza, baja autoestima y llanto incontrolado para pasar después a una angustia constante, ansiedad y pensamientos obsesivos. En muchos casos, todos estos síntomas derivan en una depresión debido a la situación incontrolada.

Por qué tengo tantos miedos

¿Qué provoca la panofobia? Encontrar el origen o la causa de una fobia es complicado excepto cuando se trata de una situación traumática. El miedo a todo no es algo concreto y es más difícil rastrear su origen, aunque en la mayoría de los casos se han producido fobias concretas previamente.

Una mala gestión de esas fobias específicas puede acabar por generalizar la sensación de temor y ampliarla hasta abarcar todo como ocurre con la panofobia. También hay estudios que señalan a la herencia genética como causante de esta fobia. Siendo así, ¿se puede tratar la panofobia?

El tratamiento de la panofobia

Todas las fobias tienen tratamiento y se pueden superar con la terapia adecuada. Incluso si se trata de una herencia genética, que solo indica una predisposición a sufrirla, se puede salir adelante porque las terapias psicológicas funcionan. Pero lógicamente se necesita ayuda.

Sin descartar el tratamiento con fármacos prescrito por un especialista, algunas terapias dan muy buenos resultados a la hora de superar este miedo a todo.

Te contamos qué es la panofobia o el miedo a todo

1 La desensibilización sistemática

Esta terapia va acompañada de técnicas de relajación y de la exposición a los propios temores. Se busca reconducir la respuesta que produce una determinada situación u objeto enfrentándose a ella con la ayuda del terapeuta en lugar de evitarla.

2 La terapia cognitivo conductual

Esta terapia es la estrella de las terapias psicológicas y funciona transformando tanto el comportamiento como considerando los pensamientos desde otro punto de vista. La panofobia, como todas las fobias, distorsiona la realidad y si se ha llegado a esa situación, también se puede hacer el camino contrario volviendo a ver la realidad con objetividad.

3 Autoinstrucciones

Las autoinstrucciones pueden formar parte de la terapia cognitivo conductual y resultan de lo más eficaces tanto para tratar la panofobia, como para superar los problemas de ansiedad. Si el pensamiento negativo determina el comportamiento, hay que modificar ese pensamiento. Frente al "algo malo va a ocurrir", hay otras alternativas, como por ejemplo "nada malo tiene por qué ocurrir".

4 Hipnosis

Cuando tienes miedo a todo, hay quien dice que la hipnosis puede ayudar a buscar el origen del problema. Esta terapia funciona y es segura siempre y cuando la realice un profesional porque con ella se rompen las asociaciones negativas que genera el temor.

5 Meditación

La meditación y en concreto la técnica tan de moda del Mindfulness suele acompañar a cualquier terapia en el tratamiento de las fobias. La atención plena o hacerse consciente del momento presente, de lo que está ocurriendo ahora mismo ayuda a no adelantarse a los acontecimientos que están por venir.

Y tú, ¿tienes alguna fobia? Si quieres saber más sobre ellas, permanece atento a Diario Femenino