Tipos de fobias que existen y cómo diferenciarlos

Estas son las diferentes clases de fobias

María Fernández

Los tipos de fobias que existen y cómo diferenciarlas

Una fobia puede acabar limitando la vida de la persona que la padece. Es normal tener miedo a ciertas cosas, sobre todo a aquello que desconocemos o que se nos presenta como algo temible. Sin embargo, cuando el temor pasa a condicionar la vida de aquel que lo sufre, estamos hablando de algún tipo de fobia.

Se trata de una alteración totalmente subjetiva, por lo que cambia según la persona. Sin embargo, los expertos han diseñado una clasificación sobre los distintos tipos de fobias que existen. Te contamos cómo diferenciarlas con el objetivo de entender mejor cómo se desarrollan.

Qué es una fobia

La fobia es un trastorno psicológico que provoca un miedo irracional ante la exposición de un objeto o situación concreta. La persona que la sufre siente la necesidad ilógica de protegerse de dicho objeto, que le provoca sensación de peligro.

Paradójicamente, el ser humano puede llegar a desarrollar una fobia de cualquier elemento que le rodee o, incluso, que sienta. Al tratarse de un temor infundado, cualquier cosa puede convertirse en un estímulo fóbico dependiendo de la persona y de su pasado. Además, cada uno vive de forma diferente su fobia y desarrolla unos síntomas en mayor o menor grado.  

Cómo se pueden enfrentar las fobias y miedos

Los diferentes tipos de fobias

Hay tantos tipos de fobias que clasificarlas en grupos cerrados y exhaustivos es muy complicado. Se pueden desarrollar fobias por todo lo que nos rodea, lo que da lugar a trastornos muy diferentes. Sin embargo, es posible establecer algunos grupos de generales de tipos de fobias para saber de forma aproximada cuáles son los miedos más habituales.

Estos son los distintos tipos de miedos según el estímulo que los provoca.

1 Fobias específicas

Cuando se tiene un miedo paralizante ante un objeto o situación concreta se habla de fobia específica. Cuando la persona se expone al elemento que le causa el temor, siente ansiedad, pero cuando deja de estar frente a ellos o ver su imagen deja de pasarlo mal.

Se pueden distinguir distintos tipos de fobias específicas según qué causa el miedo.

+ Fobia al entorno que nos rodea

En este caso, se teme a ciertos elementos del entorno natural que nos rodean. Podemos hablar, por ejemplo, de la acrofobia (miedo a las alturas), de astrafobia (miedo a las tormentas), acuafobia (miedo al agua), etc.

+ Fobia a otros seres

Hay gente que tiene fobia a los animales (zoofobia), a los insectos (entomofobia) u otros seres. Son muy comunes la aracnofobia (miedo a las arañas), cinofobia (miedo a los perros), ornitofobia (miedo a los pájaros), etc. Incluso, hay personas que tienen fobia a los payasos, que se llama coulrofobia.

+ Fobias relacionadas con la salud

Se trata de un miedo ilógico a padecer ciertas enfermedades y el sufrimiento que estas pueden provocar. Por ejemplo, la dermatofobia es el temor a los granos y demás lesiones de la piel. Dentro de esta categoría se podría también hablar del miedo a la sangre (conocido con hematofobia) o el miedo a las agujas (belonefobia).

+ Fobias a una situación

Hay ciertas situaciones que pueden provocar miedos como, por ejemplo, el temor a volar (aerofobia) o a lo que pueda ocurrir en un espacio cerrado (claustrofobia).

2 Fobia social

Como su nombre indica, esta fobia se genera por el miedo a ciertas situaciones sociales. Por lo general, atañen a la interacción social y a las relaciones con otras personas, aunque dependen del contexto en el que se desarrollen. Aquellas que las sufren pueden llegar a desarrollar problemas para relacionarse con el mundo que les rodea.

Por lo tanto, en este grupo estarían trastornos como la autofibia (miedo a uno mismo o a la soledad), glosofobia (miedo a hablar en público), ginofobia (miedo a las mujeres), eritrofobia (miedo a enrojecer), etc.

3 Fobias generalizadas

El trastorno de ansiedad generalizada hace que la persona que lo sufre siga padeciendo ansiedad después de que el elemento estresante se aleje. El periodo, incluso, puede alargarse hasta 6 meses, lo que inevitablemente acaba afectando a la vida del que lo sufre y de los que le rodean. Los factores que provocan la ansiedad pueden ser múltiples, pero causan preocupación, irritabilidad, ansiedad, inquietud etc.

Diferencias entre los tipos de fobias

¿Tengo una fobia?

Aunque los síntomas que desarrollan los pacientes dependen en gran medida del nivel de intensidad de la fobia, hay ciertos indicios que señalan al trastorno fóbico. Estos son algunos de ellos:

+ Tienes miedo irracional a un objeto o situación concreta.

+ Aunque sepas que no hay ningún motivo por el que debes temer dicha cosa, no puedes evitar temerlo.

+ Sientes ansiedad solo con pensar o imaginar dicho objeto.

+ Tratas de evitar encontrarte con el elemento fóbico, incluso a pesar de que eso cambie o condicione tu rutina o vida.

Pero, ¿qué provoca una fobia?

No se puede señalar a una sola causa que provoque el desarrollo de una fobia. Muchas veces, el principal motor de desarrollo de algún tipo de miedo irracional es una suma de factures. De hecho, en la mayoría de los casos, no suele estar completamente claro qué la ha ocasionado.

Sin embargo, muchas de las fobias tienen su origen en la infancia, momento en el que tendemos a ser más impresionantes. Un suceso traumático puede asociar (de manera directa o indirecta) un objeto o una situación con una mala experiencia y, por tanto, se desarrolla un deseo intenso de evitarlo. Con los años, esto puede llegar a convertirse en una fobia.

Sin embargo, también se puede general un tipo de miedo de estas características por repetición. En estos casos, por ejemplo, los hijos ‘aprenden’ a temer algo que sus padres temen. También hay factores ambientales que desarrollan una fobia.

Características de cada uno de los tipos de miedos

El mejor tratamiento y terapia contra los miedos

Los trastornos fóbicos no acaban solucionándose solos. Es posible que durante un tiempo estén latentes, ante la falta de exposición al elemento en sí, pero puede llegar un punto en el que se descontrole. Por ese motivo, lo mejor es visitar la consulta de un experto que diagnostique y guíe durante todo el proceso.

En la mayoría de los casos, la psicoterapia acaba resultando muy efectiva. Mediante el conocimiento de ciertas habilidades y la relajación se consigue reducir la ansiedad. Por otro lado, muchos profesionales deciden aplicar una terapia cognitiva conductual para que los pacientes se expongan y conozcan el estímulo que temen.

En cualquier caso, la ayuda del profesional y la decisión del paciente para superar sus miedos son indispensables para acabar con la fobia.

Y tú, ¿tienes algún tipo de fobia?