Coulrofobia: las causas del miedo extremo a los payasos

Los payasos pueden resultar espeluznantes para algunas personas

Tamara Sánchez

Coulrofobia: las causas del miedo extremo a los payasos

Si hay algo en el mundo capaz de despertar emociones y sensaciones muy diversas en las personas son los payasos. Mientras que algunos los asocian a momentos divertidos y tiernos de la niñez, a otros les provocan verdadero pánico. Este último grupo supone un porcentaje muy pequeño de la población, pero en este número reducido de personas la figura del payaso puede llegar a despertar sentimientos muy negativos y desagradables hasta el punto de convertirse en una verdadera pesadilla para ellos.

Este miedo irracional a los payasos tiene nombre: coulrofobia. Forma parte de las fobias más comunes y en este artículo te vamos a explicar en qué consiste, cuáles son sus causas y sus síntomas y, lo que es más importante, cómo se puede superar. Si alguna vez has padecido o padeces este tipo de miedo presta muchísima atención porque lo que te contamos a continuación te va a interesar y mundo.

Coulrofobia: ¿por qué tengo miedo a los payasos?

Si eres de las que de pequeña disfrutaba viendo a un payaso animar las fiestas de cumpleaños, probablemente este miedo te parecerá inexplicable. Pero la realidad es que existe y afecta a más personas de las que puedas llegar a imaginarte. La coulrofobia o miedo a los payasos está muy vinculada con causas emocionales latentes en el subconsciente de la persona que la padece. Debido a esto no hay un tratamiento específico que sea capaz de curar de forma sencilla esta fobia, aunque es cierto que sí existen técnicas y métodos psicológicos que permiten ayudar con un buen resultado de mejora a quienes sufren este miedo.

¿Cuáles son los síntomas de la fobia a los payasos?

Síntomas de la fobia a los payasos

Los principales síntomas visibles en las personas que padecen fobia a los payasos son el pánico, la angustia y el miedo ante la presencia o la imagen de uno de estos sujetos. Es habitual que este miedo sea percibido como algo ridículo o gracioso por terceras personas que se encuentran alrededor, sin embargo, la persona que experimenta coulrofobia puede llegar a presentar severos ataques de ansiedad. Otros síntomas asociados a esta patología son los siguientes:

1 Sensación de miedo intenso

Lo cierto es que los payasos no representan ningún peligro para la vida o para la supervivencia, sin embargo las personas con coulrofobia perciben todo lo contrario, experimentando un terror extremo al encontrarse delante o pensar en uno de ellos.

2 Temblores y ansiedad

Ante la presencia de un payaso, lo más habitual es que las personas con coulrofobia no puedan contener sus nervios lo cual provoca que sus músculos terminen tensándose. En los peores casos este pánico irracional puede desembocar en un cuadro de ansiedad severa.

3 Taquicardia y sensación de latido irregular

El corazón de las personas que sufren coulrofobia se acelera solo con pensar en la presencia de un payaso ante ellos.

4 Dificultad en la respiración

La disnea es la sensación de falta de aire o dificultad para respirar y es uno de los síntomas más comunes de quienes padecen fobia a los payasos.

Causas del miedo a los payasos

Causas del miedo a los payasos

Las causas de la fobia a los payasos son muy variadas y cada caso concreto es diferente. Es habitual que la mayor parte de las personas que padecen este tipo de miedo hayan experimentado vivencias personales negativas en torno a la figura de los payasos. Sin embargo, los expertos y los psicólogos clínicos apuntan que la causa fundamental de la coulrofobia tiene su origen en el imaginario colectivo creado por los medios de comunicación (televisión, prensa, cine, series…) en lo referente al mundo de los payasos.

Normalmente, la figura de los payasos se utiliza en películas de miedo como una técnica para provocar pánico en el espectador. De esta forma, los directores de cine generan una disonancia cognitiva muy efectista, empleando un sujeto asiduamente vinculado al entretenimiento y a la diversión como todo lo contrario: un perturbado capaz de matar a todo el que se ponga por delante.

Los profesionales de la salud mental también están de acuerdo en que otra de las principales causas de la fobia a los payasos se debe al maquillaje que se utiliza para caracterizarlos: colores vivos, ojos y sonrisas descomunales, nariz roja… Todos estos elementos generan estímulos notables en el cerebro de los niños llegando a provocarles verdadero miedo. Esta es la misma reacción que se desata  cuando algunos pequeños se asustan al sentarse en el regazo de Santa Claus, por ejemplo.

En consecuencia, la fobia a los payasos puede tener uno de sus fundamentos en la desconfianza que provoca la cara exageradamente maquillada la cual no permite vislumbrar la verdadera expresión facial de estos personajes.

¿Existe cura para la fobia a los payasos?

Tratamiento para la coulrofobia

Muchos padres que ven que sus hijos tienen un fuerte miedo a los payasos optan por evitar situaciones donde el niño pueda encontrarse con uno de ellos como, por ejemplo, las fiestas de cumpleaños. Esto puede parecer una medida efectiva a corto plazo, pero lo cierto es que los payasos pueden presentarse en el momento más inesperado y en otros ámbitos muy distintos.

El mejor tratamiento para superar esta fobia consiste en consultar a un profesional en psicoterapia quien elaborará un buen diagnóstico adecuado al caso concreto de cada uno de los pacientes.

Algunas de las técnicas más empleadas para combatir la coulrofobia suelen incluir terapias psicológicas las cuales emplean la habituación para conseguir que las personas con terror a los payasos vayan tomando poco a poco contacto con las causas de su miedo. De esta forma, las malas sensaciones van reduciéndose progresivamente hasta desaparecer.

Las primeras sesiones de la psicoterapia basada en la desensibilización suelen consistir en la discusión y reflexión sobre la fobia. Posteriormente, se comienza a ver imágenes relacionadas con el objeto del miedo: los payasos. El profesional determinará que el tratamiento ha surtido efecto cuando el paciente sea capaz de sentirse a gusto y sin experimentar ninguno de los síntomas de la coulrofobia, incluso ante la presencia de payasos en la misma habitación.

El proceso de desensibilización permite que las personas con miedo a los payasos se familiaricen gradualmente con su fobia hasta que finalmente queden insensibilizados ante ella. En este caso se puede afirmar rotundamente que el paciente la ha superado.

¿Padeces fobia a los payasos o conoces a alguien que la padezca?