¿Tengo vértigo o acrofobia? Las claves para diferenciarlos claramente

El miedo a las alturas se puede manifestar de diversas maneras

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Cuando las sensaciones nos desconciertan queremos buscarle un nombre a lo que nos ocurre. Así sabemos qué es exactamente lo que nos pasa y podemos ponerle solución. Pero, a veces, ocurre que hay dos términos que se utilizan indistintamente aunque no sean lo mismo y podemos confundirnos. ¿Sabes cuál es la diferencia entre vértigo y acrofobia? Consultamos a nuestro diccionario de fobias para aclarar ambos conceptos. 

Qué es el vértigo

¿Te gusta pasear por los acantilados y pararte a ver el mar? Tal vez no te acerques demasiado a la orilla porque notas una sensación de mareo o de inestabilidad, como si todo a tu alrededor se moviera. También puede ocurrirte en la montaña o cuando te asomas a la terraza de un ático para ver una panorámica de la ciudad. ¿Y qué me dices de la torre de la iglesia?

El vértigo es en realidad una percepción subjetiva de movimiento alrededor y tiene varias causas, todas ellas fisiológicas. Si el vértigo te causa demasiados problemas, será mejor que acudas a tu médico para descartar algún problema de salud. Pero lo cierto es que esa sensación de mareo es bastante habitual y puede tratarse incluso de un mecanismo adaptativo.

Qué es la acrofobia

¿Y qué tiene que ver el vértigo con el miedo a las alturas o acrofobia? El vértigo es precisamente uno de los síntomas de la acrofobia, junto con el resto de reacciones ligadas a la ansiedad que ocurre en todas los trastornos fóbicos. Un miedo a las alturas que es desmedido e irracional y que puede ocurrir en la montaña, al cruzar un puente sobre un río, en una azotea, en un ascensor o incluso en unas escaleras empinadas.

Cuando estás en uno de esos lugares no solo notas vértigo o que todo gira a tu alrededor, sino también palpitaciones, rigidez muscular, sudoración excesiva y dificultad para respirar. Tus pensamientos te llevan a la creencia cierta de que algo malo puede ocurrirte a esa altura, que te vas a caer o que tu corazón no va a poder soportar esa sensación de miedo y pánico.

Las diferencias entre vértigo y acrofobia

Como ves, aunque muchas veces ocurran a la vez, vértigo y acrofobia no son lo mismo. El vértigo, de hecho, puede ocurrir también en lugares que no sean altos mientras que para notar los síntomas de la acrofobia debe tratarse de un lugar elevado. Pero la principal diferencia y lo que te hará distinguir si sufres vértigo o acrofobia es el grado de evitación.

La evitación es la respuesta habitual de todas las fobias. Si tienes vértigo tal vez lo pases mal al subir a esa azotea, pero no dejarás de hacerlo si las circunstancias lo requieren. Sin embargo, si tienes acrofobia, harás todo lo posible por evitar subir a la azotea, en ese ascensor de cristales, renunciarás a ese paseo por el campo para no cruzar el puente o te perderás las maravillosas vistas desde el acantilado.

La acrofobia es limitante y puede reducir considerablemente tu calidad de vida, mientras que el vértigo es solo una molestia que se pasa en cuanto te bajas de esa altura. La ansiedad que produce el miedo a las alturas, sin embargo, permanece en el tiempo y la sola idea de tener que subir a algún sitio hace que salten todos los síntomas.

El miedo es otro de los factores que distinguen el vértigo de la acrofobia. El vértigo no te provoca temor, tan solo precaución. Con la acrofobia los lugares altos se convierten en peligro asegurado porque tienes el convencimiento de que sufrirás, al menos, un ataque de pánico.

Y ya que vértigo y acrofobia son diferentes, te puedes imaginar que el tratamiento también lo es. El vértigo no necesita un tratamiento psicológico, pero la acrofobia sí. Y cuanto antes te pongas en manos de profesionales, antes podrás recuperar el control de tu vida.

¿Y tú? ¿Tienes vértigo o acrofobia? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a ¿Tengo vértigo o acrofobia? Las claves para diferenciarlos claramente, en la categoría de Fobias en Diario Femenino.