Talasofobia: ¿tienes miedo al mar?

Ir a la playa puede producir auténtico pánico

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hay fobias relacionadas con lugares o espacios. Si a algunos les dan miedo las alturas, a otros los espacios cerrados. Y también esos lugares que para algunos son el paraíso y para otros el infierno, como es el caso del miedo al mar cuando sufres talasofobia. Si te da pánico ir a la playa o no puedes disfrutar de un momento de relax escuchando las olas del mar, tal vez tengas talasofobia. Te lo contamos todo en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la talasofobia

La talasofobia es el miedo al mar y a los océanos. Puede estar relacionada con la hidrofobia o el miedo incontrolado al agua, pero no siempre. A veces aparece de forma independiente y no tiene nada que ver con el agua que hay en el mar, sino con la inmensidad de los océanos. En cualquier caso se trata de un trastorno muy limitante.

Las personas con talasofobia no pueden ir a la playa porque sienten que están exponiéndose a un gran peligro. Puede parecer que evitar acercarse al mar no supone un problema, pero, ¿y si vives en un lugar costero? Solo escuchar el sonido del mar puede provocarte una crisis de ansiedad. Nadar en el mar, dar un paseo por la orilla o viajar en barco son actividades que no están al alcance de las personas con talasofobia.

Síntomas de la talasofobia

Ante la perspectiva de tener que estar cerca del mar, una persona con talasofobia activa todos sus recursos frente al peligro. El miedo y la ansiedad aparecen de forma descontrolada porque en realidad no está en una situación de peligro, pero la mente así lo entiende. Todo empieza con cierto nerviosismo anticipatorio.

Luego llegan los sudores, los mareos, la sensación de irrealidad, la dificultad para respirar, tal vez temblores. Y todo esto puede desembocar en un ataque de pánico si esa persona no consigue lo que necesita en esos momentos, que es o huir o evitar. ¿Siempre se puede evitar estar cerca del mar? Puede que para algunas personas no resulte difícil, pero el hecho de exista una fobia ya es motivo suficiente para plantearse seriamente un tratamiento.

Causas de la talasofobia

Pero antes de buscar un tratamiento seguro que te gustaría saber por qué se desarrolla esta curiosa fobia al mar. Un lugar tan atractivo para la gran mayoría de la gente y que la talasofobia convierte en un auténtico infierno. La causa se puede encontrar en un trastorno de ansiedad previo que hace que el miedo irracional y desmedido surja ante el estímulo más sorprendente.

Aunque también podemos acudir a la socorrida experiencia traumática, tan habitual en los casos de fobias. Si una persona ha vivido un suceso con una gran carga emocional en la playa o durante una travesía en un barco, por ejemplo, su mente relacionará el mar con el peligro para siempre. ¿Para siempre? No necesariamente si se busca el tratamiento adecuado.

Tratamiento de la talasofobia

Y el tratamiento adecuado debe determinarlo un profesional de la psicología. No se descarta el uso de fármacos durante un tiempo para tratar algunas fobias, pero sin duda lo más efectivo es la terapia cognitivo conductual. Esta terapia trabaja el pensamiento distorsionado que considera que el mar es un lugar lleno de peligros para pasar a modificar el comportamiento fóbico.

Acompañando a la terapia cognitivo conductual pueden y deber ir otros recursos de ayuda, como las técnicas de relajación para reducir el componente de ansiedad presente en todas las fobias. Y también resulta útil al principio las técnicas de exposición gradual en la imaginación, esto es, imaginarte paseando por la playa tratando de sentir emociones positivas libre de miedos.

Y tú, ¿alguna vez has sentido los síntomas de esta fobia? ¿O tienes algún otro miedo? Consulta todas tus dudas en nuestra categoría de fobias