8 frases que puedes leer cuando sufras un ataque de pánico

Las mejores citas para calmar tu interior

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Ante todo, mucha calma es una propuesta que no funciona demasiado bien cuando estás a punto de sufrir una crisis de ansiedad o un ataque de pánico. No encuentras consuelo en las frases ni en los consejos cuando el pico de ansiedad se dispara, pero sí son útiles una vez que la tormenta ha pasado. Porque después de la crisis te quedas sin fuerzas, descolocada, confundida y, seguramente, haciéndote un montón de reproches. Mira estas frases que puedes leer cuando sufras un ataque de pánico, tal vez te puedan ayudar.

Frases que pueden calmarte ante un ataque de ansiedad

Lógicamente, no te vamos a pedir que te leas estas frases cuando estás en medio de un ataque de pánico, sin poder respirar y pesando que vas a morir, pero sí puedes leerlas una vez que haya pasado todo.

1 Estoy a salvo

Es lo primero que deberías decirte y pensar tras una crisis de ansiedad o un ataque de pánico. Estoy a salvo, estoy bien, no ha pasado nada grave. Esta frase puede ayudarte a recordar que nadie muere de ansiedad y también a ser consciente de que ese pánico que has sentido hace un momento ya no está, así que ahora sabes que no se quedará para siempre.

2 No puede haber calma si no hubo antes una tormenta

Esta frase es para reconfortarte por el mal momento que acabas de pasar y si estás pasando una época difícil en general. Seguro que hay momentos en los que no te la crees y que preferirías no pasar por esas tormentas, pero ya que la tormenta ha llegado, habrá que tomárselo de la forma más positiva posible.

3 Estás donde necesitas estar, solo respira

Puedes creerlo o no, pero desde luego te conviene hacerte a la idea de que de este mal momento puedes aprender algo positivo. Tal vez no quieras estar ahí, en ese punto, pero seguramente sea necesario para que puedas avanzar hacia el bienestar.

4 Nada se aprende siendo perfecto, hay que equivocarse

Después de un ataque de pánico muchas personas se sienten mal y se reprochan por una supuesta debilidad que no es tal. Los problemas de ansiedad crecen y crecen cuando te recuerdas lo mal que lo haces todo. Y la verdad es que no lo haces todo mal.

5 El alma se tiñe con el color de tus pensamientos

Tendemos a idealizar el pensamiento y por eso nos creemos todo lo que pensamos. Pero los pensamientos que surgen en nuestra mente no tienen por qué ser ciertos, es más, cuando sufres un trastorno de ansiedad, los pensamientos se alejan mucho más de la realidad.

6 Perdonar no cambia el pasado, pero sí el futuro

Tienes que perdonarte. Puede que también tengas que perdonar a los demás, pero sobre todo tienes que perdonarte a ti misma. Aceptarte, comprenderte, quererte y verte de una forma más compasiva y menos autoexigente. Solo así se puede reducir el grado de ansiedad en el que vives.

7 No siempre necesitas un plan, a veces necesitas confiar, dejarte ir y ver qué pasa

¿Necesitas tenerlo todo bajo control? Puede que la ansiedad te esté machacando de esa manera porque la vida te ha sorprendido con algunos imprevistos de mayor o menor importancia, porque las cosas no te van como esperabas y porque todo está sujeto a la incertidumbre. Si ya has intentado controlarlo todo y no te ha ido bien, ¿por qué no pruebas a dejar que las cosas sean, que las cosas pasen?

8 El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Esta frase la habrás escuchado más de una vez y nosotras sabemos bien que es difícil de entender. Llega un momento, cuando estás a punto de superar tus problemas de ansiedad, cuando empiezas a comprender lo que te ha pasado en los últimos tiempos y cuando entiendes cómo funciona de verdad la ansiedad y el miedo en el que esta frase para los ataques de pánico adquiere sentido.

Así que sigue adelante, porque llegarás a este punto dejando atrás el miedo y los ataques de pánico.

Puedes leer más artículos similares a 8 frases que puedes leer cuando sufras un ataque de pánico, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.