¿Soy tímido o soy introvertido? Aprende a diferenciarlo

Hay muchas diferencias entre timidez e introversión

Laura Sánchez

Cómo saber si eres tímido o introvertido

La introversión y la timidez comparten algunos rasgos de conducta, por eso a veces se confunden, pero no es lo mismo. La principal diferencia es que la timidez es un problema que puede generar graves consecuencias en la vida de esa persona, especialmente cuando se convierte en timidez patológica. Por su parte, la introversión no implica ningún problema emocional. Y tú qué eres, ¿tímido o introvertido? Aprende a diferenciarlas.

Las semejanzas entre ser tímido y ser introvertido

Imagínate una situación social, como una reunión de amigos y de amigos de amigos que se convierte en un grupo bastante grande. Ahora ves a la mayoría de la gente hablando, sonriendo, charlando animadamente sobre cualquier cosa y riendo. Dos personas rompen esa imagen porque las dos están sonriendo forzadamente, no participan de la charla, tienen gestos de nerviosismo y se les nota evidentemente incómodos.

De esas dos personas que parecen no tener o no utilizar sus habilidades sociales, una es tímida y la otra introvertida. ¿Cómo los diferencias? Solo puedes hacerlo si te acercas a ellos. Entablar conversación cara a cara y apartados del grupo te descubrirá a una persona introvertida que puede charlar contigo sin ningún problema y que te puede resultar hasta interesante mientras que por otro lado, te descubrirá a una persona tímida que incluso en una interacción a dos seguirá sintiéndose incómodo y nervioso.

Diferencias entre tímidos e introvertidos

Las diferencias entre una persona tímida y una persona introvertida

La diferencia entre la timidez y la introversión la encuentras en el origen de ese rasgo de la personalidad. La persona introvertida elige no participar de los tumultos sociales, no se sienten cómodos rodeados de mucha gente y no les interesan las charlas triviales y socializar superficialmente.

Por su parte, la persona tímida no elige ese rechazo a socializar en grupos grandes, sino que no lo puede evitar. Por su inseguridad, por sus problemas de autoestima, por sus complejos, por todas las ideas preconcebidas que tiene acerca de sí mismo, por miedo a ser juzgado o criticado, por miedo a ser considerado poco válido o poco interesante.

Ambos, tímido e introvertido, rehúyen el contacto social. El tímido con todo el mundo, hasta el punto de que puede llegar a aislarse; el introvertido con los grupos grandes, pero no con un contacto más íntimo de tú a tú. Como ves, la timidez supone un problema porque el tímido quiere participar en sociedad pero no puede. Sin embargo, la introversión es una actitud elegida con la que la persona se siente cómoda y no quiere cambiar.

Así que tú qué eres, ¿tímido o introvertido?