¿Por qué me pongo nerviosa ante la primera cita?

Muchas veces los nervios nos bloquean y hacen que no podamos disfrutar de las cosas. También ocurre en el amor, ¿verdad?

Jimena Ocampo

¿Por que me pongo nerviosa ante una cita?

Son muchas las situaciones en las que nos ponemos nerviosas, (un examen, hablar en público, una entrevista de trabajo, una cita...) y, en muchos casos, son situaciones que conocemos y no tienen ningún elemento novedoso, (¿cuántos exámenes habremos hecho? ¿Y entrevistas de trabajo? ¿Cuántas citas habremos tenido?). 

¿Por qué se producen entonces  los nervios cuando quedamos con una persona por primera vez? Estamos nerviosas porque el cerebro activa una respuesta encaminada a reaccionar ante un cambio. Nuestro cuerpo reacciona ante esas situaciones de una forma parecida a cuando tenemos miedo, y en cierta manera, esos nervios responden a la emoción del miedo; ¿lo haré bien? ¿le gustaré? ¿de qué hablaremos? ¿qué pensará de mí?

Nuestro cerebro interpreta esa situación como peligrosa y actúa desatando toda una serie de respuestas emocionales típicas del miedo, que son las de ataque o huída, (mi cerebro analiza y evalúa la situación y decide si me enfrento o salgo huyendo). El organismo reacciona a lo que interpretamos de las situaciones y el sistema nervioso autónomo (el que no se puede controlar voluntariamente) actúa en consecuencia. Nos ponemos nerviosas, nuestro cerebro prepara en un instante una respuesta compleja y drástica que recibe el nombre de “respuesta de lucha o huida”.

El responsable de activar esta respuesta es un centro nervioso que se encuentra en la parte emocional del cerebro y que es el encargado de interpretar si los estímulos que llegan son tan importantes como para hacer saltar las alarmas. Por ello, la respuesta de estrés o de ponerse nervioso implica a las emociones y a la propia consciencia.

Por otro lado, las emociones pueden influir en cómo responderemos. La intensidad de la respuesta emocional de miedo va a depender de la incertidumbre sobre los resultados. El miedo se activa por la percepción de daño, peligro o ante una situación estresante. La naturaleza del peligro percibido puede ser física o psicológica, por lo que el miedo es activado por las amenazasy peligros a nuestro bienestar, tanto físico como psicológico.

Consejos para no ponerse nerviosa ante la primera cita

En una primera cita esa sensación de "peligro" viene dada por las expectativas que tengamos puestas en ella, de la interpretación que hagamos de ella y de los resultados que tengamos o pensemos que podamos tener. Mi cerebro interpreta que esa situación es importante para mí y activa todo un sistema que me hacer estar alerta, es decir, nerviosa.

En este estado pueden influir además, mi autoestima, la seguridad en mí misma, las posibilidades que creamos tener de éxito o fracaso, etc... Puedo tener una cita con una persona que bueno "ni fú ni fá", mis expectativas son bajas, no hay demasiado interés y el "peligro" para mí es menor si no sale bien, por lo que no estaré tan "alerta" o nerviosa como ante una cita con una persona importante, en la que tengo interés, hay mayor incertidumbre o las expectativas que tengo puestas en ella son mayores. Por eso, si te encuentras en esta segunda situación, hemos querido darte alguns consejos para reduzcan esta situación y te permitan disfrutar del momento.

+ No fantasear ni imaginar demasiado. Lo que tenga que pasar pasará, ir a disfrutar y tratar de no anticiparnos.

+ No te disfraces en la primera cita. Vete con ropa que te resulte cómoda, con la que seas tú misma y estés tranquila y te dé seguridad.

+ Recuerda que una primera cita es un momento para conocerse, no es una cuestión de todo o nada.

+ Fuera las inseguridades. Si tenéis una cita es porque tanto él como tú tenéis interés, y tanto si te gusta o no,  como si le gustas o no, está fuera de tu control, así que no te anticipes y vete tranquila, disfruta y ¡ya se verá lo que pasa!

Y ya sabes, ante tu próxima primera cita, déjate los nervios en casa y... ¡vive el presente!