Dolores de cabeza con visión borrosa: causas y remedios

astigmatismo, la hipermetropía o la miopía son algunos de los motivos

Marta Valle

Cuando un dolor de cabeza aparece acompañado de anomalías visuales tales como disponer de la visión borrosa suele deberse al proceso conocido como fatiga ocular o vista cansada. Vivimos en una sociedad en la que el desarrollo tecnológico forma parte esencial de nuestras rutinas diarias.

Debido a esta circunstancia, nuestros ojos realizan muchos esfuerzos a lo largo del día al estar expuestos, ya sea en horas de trabajo o durante el tiempo de esparcimiento, a la observación directa de pantallas. Ya sea en ordenadores, móviles, tablets o pantallas de televisión, el hecho de permanecer con la vista fija durante mucho tiempo seguido puede generar síntomas como enrojecimiento ocular, fatiga generalizada, dolores de cabeza y visión borrosa.

La visión borrosa puede provocar dolores de cabeza

+ Si nos circunscribimos al área de trabajo propiamente dicha, existen estudios que señalan que aquellas empleadas que pasan más de tres horas trabajando con un ordenador pueden generar fácilmente síntomas como los expuestos -jaquecas y visión borrosa- que, a su vez, van a ser el detonante de problemas más graves relacionados con la disminución de la productividad y el bajo rendimiento laboral. Cuando los ojos se encuentran delante de una pantalla, han de llevar a cabo un proceso continuo de enfoque para mantener la visión nítida ya que las imágenes que se presentan sucesivamente en la pantalla del ordenador no disponen siempre de la misma definición.

+ Los factores que pueden generar la aparición de dolores de cabeza acompañados por sintomatología propia de la fatiga ocular como la visión borrosa, pueden ser de muy diversa índole: patologías oculares mal corregidas como el astigmatismo, la hipermetropía o la miopía, usar lentes de contacto durante más horas de las recomendadas, trastornos de acomodación, un espacio laboral mal iluminado, resolución deficiente de la pantalla, reflejos y brillos sobre la pantalla, mala ventilación de la sala donde nos encontremos, exposición a las pantallas durante muchas horas sin descanso e, incluso, problemas emocionales relacionados con el estrés o la ansiedad.

+ Para solventar la aparición de estas problemáticas hay que atender, sobre todo, a los factores ambientales aunque también resulta útil solicitar consejo a nuestro médico de confianza para poder descartar procesos patológicos más graves. De todas formas, la aparición de cefaleas vinculadas a la visión borrosa suele tener como punto de partida una situación de fatiga por nuestra parte y, por tanto, hemos de seguir una serie de recomendaciones para evitar estas dolencias: la iluminación, la ergonomía de la silla o sillón, la postura en la que nos sentemos, un descanso de 10 minutos por cada hora de exposición a una pantalla o evitar el humo del tabaco.