Cómo evitar el dolor de cabeza por el uso del ordenador

Dolor de cabeza por el uso del ordenador

Si solemos usar el ordenador, ya sea como herramienta  de trabajo o de forma ociosa, es posible que puedan presentarse, a modo de síntomas imprevistos, dolencias tales como dolores de cabeza. En este caso, se trata de patologías que pueden definirse concretamente debido a una causa muy específica: la fatiga visual. Estas jaquecas están directamente relacionadas con los esfuerzos realizados a través de los órganos de la vista ya que suelen provenir tanto de esa zona como de la frente, para después expandirse hacia el área posterior de la cabeza.

Aparición de dolores de cabeza por el uso de ordenadores

En una sociedad moderna como la que nos toca lidiar cada día, el uso de dispositivos electrónicos a los que accedemos a través de la utilización de pantallas es muy común. Resulta extraño que en un contexto tan informatizado como el que vivimos, no tengamos contacto continuo con ordenadores a la hora de desarrollar nuestro trabajo diario. Obviamente, esta tendencia se extiende también hacia nuestros hogares, lugares donde las computadoras han tomado la iniciativa como alternativa de ocio a la par que como herramienta de culturización.

Dada esta coyuntura, resulta normal que progresivamente se estén extendiendo patologías que se deriven del uso de estos aparatos electrónicos. No tomar las medidas adecuadas a la hora de utilizar los ordenadores nos puede conducir a sufrir consecuencias graves sobre nuestra salud: es recomendable descansar 5 minutos por cada hora de uso, el lugar donde estemos utilizando el ordenador debe estar convenientemente iluminado, debe limpiarse la pantalla frecuentemente para evitar reflejos o pérdida de contraste y, sobre todo, hemos de mantener una distancia prudencial entre nuestros ojos y el dispositivo.

Sin embargo, no todos los dolores de cabeza tienen por qué estar vinculados al esfuerzo visual que supone el uso continuado de ordenadores. Puede haber casos en los que la fatiga ocular pueda ser tan sólo el desencadenante de una dolencia mucho más grave. Es el caso, por ejemplo, de las migrañas, cuyo factor fundamental generador es propiamente vascular. Si nos encontramos ante esta circunstancia,  deberemos, ante todo, consultar con el médico a la hora de hallar un tratamiento eficaz.

Marta Valle  •  lunes, 8 de julio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x