Dolor de cabeza causado por la luz: cómo evitarlo

Marta Valle

Los dolores de cabeza pueden ser patologías que realmente nos pueden debilitar hasta el punto de incapacitarnos para afrontar nuestro día a día. Una de las vías más eficaces para contrarrestar las consecuencias negativas de estas dolencias reside en identificar con precisión los factores que las desencadenan. La sensibilidad a la luz puede generar o, en su caso, intensificar el dolor si no somos lo suficientemente precavidas. Esta anomalía es más molesta, si cabe, en los meses estivales debido a la mayor presencia del sol durante el día a la par que la existencia de una luminosidad más manifiesta.

Dolores de cabeza provocados por la luz

Investigadores norteamericanos descubrieron recientemente que la exposición a la luz provoca reacciones en un grupo de neuronas que, curiosamente, también se activan cuando tenemos algún ataque de migraña. Esta es una dolencia que afecta, por norma general, a un solo lado de la cabeza y que tiene un carácter punzante. Normalmente va ligada a otros síntomas como puedan ser vómitos, náuseas y fatiga.

Uno de los factores desencadenantes de la mayoría de cefaleas relacionadas con la luminosidad es el propio rayo de sol. Cuando estos rayos solares rebotan en diferentes superficies tales como el pavimento, las pantallas de ordenador, el agua, la nieve, un espejo o los vehículos, se incrementa el brillo que percibe nuestro cerebro a través de los ojos. Cuanto más tiempo estemos expuestas a estos reflejos de la luz solar, más se contraerán los músculos faciales para bloquearla, provocando un incremento de la acción del dolor.

Si nuestros ojos son muy sensibles a la luz, deberemos consultar con especialistas en este órgano de cara a poder tomar todas las precauciones posibles y evitar las numerosas jaquecas que este factor nos puede provocar. Usar sombreros, gafas de sol, permanecer el máximo tiempo en lugares frescos e interiores, beber mucha agua, utilizar protectores solares o limpiar las pantallas para evitar reflejos y brillos, son consejos que pueden venirnos bien para evitar los dolores de cabeza producidos por la luz.