¿Sirve el reiki para quitar el dolor de cabeza?

Marta Valle

El reiki es una de estas técnicas de sanación alternativas que, de vez en cuando, surgen y pretenden establecer formas de curación radicalmente diferentes a las de la medicina occidental e, incluso, de la ciencia en general. El fundamento del reiki, en concreto, se basa en una supuesta técnica milenaria de origen japonés a través de la cual pueden curarse enfermedades mediante la aplicación de las manos en la zona afectada. Sin embargo, este método ha conseguido trascender los círculos minoritarios para hacerse tan popular que, incluso, algunos hospitales asignan secciones específicas a tales efectos.

El reiki como método de sanación: ¿verdad o mito?

El método del reiki –palabra que en japonés significa ‘energía universal’-, consiste en elaborar una canalización de fuentes de energía externas a nuestro organismo hacia nosotras mismas o hacia otras personas a través de la imposición de las manos. El objetivo fundamental es tanto lograr la curación de patologías como la sanación de emociones negativas tales como la ansiedad, la desmotivación o la depresión. Al igual que la acupuntura, parte de la tesis de que todos los seres humanos estamos hechos de energía. Cuando ésta se bloquea se producen enfermedades. Estas afirmaciones que, a priori, pueden aparentar esoterismo están apoyadas por cierta parte de la comunidad científica aunque también provocan muchas discusiones acerca de su autenticidad.

Por motivos obvios, también existen técnicas específicas de reiki que sirven para curar enfermedades tales como los dolores de cabeza. Éstos, como sabemos, pueden producirse a raíz de numerosas causas que no tienen por qué disponer, necesariamente, un origen físico. Para sanarlos a través de este método japonés, la recomendación básica pasa por la imposición de las manos en las sienes, la frente y la parte posterior de la cabeza. Tras unos minutos, siempre según los expertos en reiki, se conseguirá la relajación suficiente para superar la dolencia.

Según lo establecido por los propios fundamentos del reiki, no se trata de ningún don especial adquirido de nacimiento sino que, a priori, se trata de una herramienta que puede ser utilizada por cualquier persona. Por lo tanto, es posible aprenderla y aplicarla para conseguir curar nuestras propias enfermedades. Como siempre, en estos casos, es posible que su uso tan sólo redunde en un efecto placebo, por lo que lo más recomendable, siempre que se sufra una enfermedad relacionada con la cabeza, es acudir a nuestro médico de cabecera.

Puedes leer más artículos similares a ¿Sirve el reiki para quitar el dolor de cabeza?, en la categoría de Dolor de cabeza en Diario Femenino.