Falsos mitos: la cerveza quita la resaca

Beatriz Iznaola

Cerveza

Cuando abordemos un tema que se trate sobre alimentación o salud, e incluso ambas, hemos de tener muchísimo cuidado, pues hay mitos y leyendas que han ido pasando de generación en generación y son totalmente falsos. Uno de ellos es el conocido "la cerveza quita la resaca". Siempre escucharemos a alguno de nuestros amigos aconsejarnos beber cerveza tras una gran noche de fiesta, donde el alcohol es lo único que no ha faltado. Pues bien, a pesar de lo que puedan decirnos: la cerveza no te ayuda a combatir un día de resaca. Lo menos recomendable después de haber ingerido tanto alcohol es beber más. 

La cerveza no te ayuda a combatir un día de resaca

Nos puede parecer que la cerveza no es una bebida alcóholica como todas las demás, pero sí lo es, al fin y al cabo todas llevan grados de alcohol y afectan a nuestro organismo de la misma manera. Todo dependerá de cuánto ingiramos. Beber tres cervezas no nos emborrachará totalmente, pero tenemos que ser conscientes de que no es como bebernos tres zumos de naranja, por ejemplo. El alcohol es alcohol, sea cerveza o sea whisky. Además, la cerveza puede producir en la persona dolor de estómago, el cual tendremos bastante dañado por lo ingerido en la noche anterior. Por esto, no podemos seguir echándole más y más bebidas que perjudiquen a nuestra salud. 

Tras una noche de ingerir Vodka, Martini o DYC lo menos recomendable es seguir bebiendo alcohol. Para combatir la resaca la cerveza no es lo mejor. Es un gran mito que ha ido pasando de generación en generación, igual que lo era que el coñac es bueno para los nervios. No es que sea un curativo, lo que sucede es que todos los alcoholes son depresivos, por lo que calman nuestro organismo y nos hacen estar más relajados, pero el alcohol nunca es saludable. Así, no podemos caer en la falsedad de creer que la cerveza nos ayudará en un día tan horrible como se convierte el día de la resaca para el que la sufre. Para sobrellevar lo mejor posible la resaca hemos de darnos una ducha, tomarnos un ibuprofeno y descansar, bien sea en la cama o en el sofá, esta es la manera más recomendable para pasar este mal día.