Falsos mitos y leyendas sobre alimentación: dietas que no lo son tanto

Beatriz Iznaola

Los mitos y leyendas sobre alimentación han ido pasando de boca en boca hasta nuestros días. Muchos de ellos son antiquísimos y otros los hemos ido generando en el propio siglo XXI, donde el estrés aumenta por segundos a la vez que disminuye el tiempo disponible para cocinar y dedicarnos a nosotros mismos. Todo esto ha conseguido que los mitos cojan fuerza y que nos creamos al cien por cien si nos dicen que un alimento que no necesita ser cocinado alimenta igual que un plato de garbanzos. 

Con la comida no se juega

La buena alimentación es tan importante para nuestra salud como el poder dormir 8 horas diarias o beber 2 litros de agua cada día. Escucharemos mucho sobre dietas milagro, alimentos que adelgazan o días de ayuno que tienen un resultado maravilloso. Pero no podemos hacer caso de todo, lo más recomendable es que si quieres perder peso o saber algo sobre determinados alimentos tienes que acudir a un especialista, ya sea a un médico o a un nutricionista que pueda explicarte de forma certera qué es bueno y qué es malo. Además, el bienestar de una persona entorno a la salud depende de su organismo, no hay una premisa universal que sirva para todos por igual.

Algunos de los mitos y leyendas más comunes, que abordan nuestra sociedad de manera casi diaria, y que son rotundamente falsos son los siguientes. Por mucho que nos vendan los productos light como los ideales para nuestra dieta y para adelgazar no debemos caer en la trampa, estos productos en abundancia engordan igual que los normales. Estos productos son algo más bajos en grasas, calorías o sales, pero eso no quiere decir que no engorden. Todo en abundancia engorda y no es, en ningún caso, bueno para nuestra salud. A pesar de lo que se diga comunmente, cuando una mujer está en época de lactancia todo lo que coma afectará directamente a la leche. Por eso, en muchas ocasiones si la madre come ajo, brócoli o cebolla cruda, por ejemplo, la leche estará mucho más amarga. De esta manera, deberá de tener cuidado y consultar con su médico, ya que no todos los productos son recomendables para los bebés. 

En muchas ocasiones escucharemos que el pan y la pasta engordan y que toda dieta deberá dejar de lado estos dos alimentos para conseguir un beun resultado. Lo mejor de todo es que esto no es cierto, de hecho se ha de hacer todo lo contrario. Son alimentos básicos en nuestra alimentación, por eso es recomendable que se incluya en la dieta diariamente. Ambos pertenecen al grupo de los almidones y constituyen la pirámide de la alimentación saludable, por este motivo no pueden desaparecer de nuestras comidas. Con lo que sí hay que tener cuidado es con lo que le añadimos, ya que los aceites, las mayonesas y las cremas son grasas y es, justamente, de lo que menos hemos de consumir. 

Puedes leer más artículos similares a Falsos mitos y leyendas sobre alimentación: dietas que no lo son tanto, en la categoría de Dieta sana en Diario Femenino.