Lavado vaginal: qué es, beneficios y problemas

Rosa Torres

El lavado vaginal para la mujer

¿Lavado vaginal? Seguro que muchas os estaréis preguntando qué es y cuál es su objetivo principal. En verdad, este método, también conocido como "ducha vaginal", consiste en la introducción en la vagina de agua pura o de una solución de agua con un componente antiséptico, medicamento o una mezcla con bicarbonato y vinagre, por medio de un instrumento (pera, embudo o lavativa).

Por otro lado, aunque muchas lo conciben como un método anticonceptivo para evitar el embarazo tras mantener relaciones sexuales sin preservativo, no resulta efectivo, ni tampoco lo acosejan, para tal fin. A parte de esta función, existe otra más característica y es la que se centra en una limpieza profunda de la zona íntima para acabar con malos olores o incluso con residuos que hayan podido quedar tras la menstruación. Sin embargo, es conveniente conocer cuáles son los benefecios y qué problemas puede acarrear el ritual de estas duchas a la salud e higiene íntima.

Beneficios del lavado vaginal

1 Sensación de limpieza. Una vez realizado el lavado vaginal, la parte íntima queda libre de cualquier residuo producido, por ejemplo, por la menstruación.

2 Mayor comodidad para la mujer. Los malos olores pueden eliminarse por medio de este proceso, lo que aporta mayor tranquilidad y un extra de limpieza a la zona genital.

Posibles problemas de los lavados vaginales

1 Perjudica a la flora vaginal. Por si sola ya realiza un proceso para limpiarse por sí misma. Si se altera, podría irritarla, causando molestias.

2 Puede causar infecciones en el útero, trompas de Falopio e incluso la enfermedad inflamatoria pélvica. Los investigadores demuestran que si se emplean este tipo de duchas, el riesgo de contraer esta enfermedad aumenta en un 70%.

3 Riesgo de embarazo extrauterino (cuando el embrión se instala fuera del útero) y como consecuencia puede derivar en la esterilidad femenina. Además, según los estudios, si utilizas duchas vaginales una vez por semana, puede aumentar la dificultad de quedarte embarazada.

Una vez conocidos todos los pros y contras, los expertos recuerdan que nuestra flora vaginal realiza un proceso de limpieza de forma automática, sin necesidad de recurrir a estos lavados vaginales, los cuales pueden provocarnos algún malestar o problema mayor en nuestra zona íntima. Por eso, se cuidadosa y bajo ningún concepto lleves a cabo este tipo de lavados. Es mejor acudir al ginecólogo y que éste se encargue de poner otro tipo de solución a tu problema si estás pensando en llevar a cabo este proceso.

Puedes leer más artículos similares a Lavado vaginal: qué es, beneficios y problemas, en la categoría de Ginecología en Diario Femenino.