Cómo combatir la sequedad vaginal en la menopausia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Siempre advertimos que asumir los trastornos de la menopausia como algo natural no implica renunciar a buscar un remedio que nos permita aliviar esos trastornos y continuar llevando nuestra vida de siempre en la medida de lo posible.

Uno de los aspectos que más se ven afectados por las consecuencias de la menopausia es nuestra vida sexual debido a los cambios físicos producidos en el aparato genital y a los cambios emocionales que pueden disminuir nuestra libido. Además, la sequedad vaginal es un síntoma evidente de la menopausia que no podemos evitar, pero sí aliviar.

Sequedad vaginal en la menopausia

La transformación a la que se ven sometidos los órganos genitales como consecuencia de la menopausia es enorme. Su propia forma va cambiando perdiendo elasticidad y la falta de estrógenos produce una sequedad vaginal que se manifiesta en forma de irritación, picor y molestias en la zona íntima.

La sequedad vaginal puede dificultar en gran medida las relaciones sexuales que se tornan dolorosas y molestas. Pero esta sequedad no solo afecta a nuestra relación de pareja, sino que además favorece la aparición de ciertas infecciones. No podemos olvidar que la flora vaginal se debilita durante la menopausia.

De esta manera, la sequedad vaginal es un problema que puede afectar a nuestra vida sexual, pero también a nuestra calidad de vida, así que lo mejor es buscar los remedios más efectivos para aliviar este síntoma de la menopausia que es uno de los más frecuentes.

Remedios para aliviar la sequedad vaginal

Puesto que la principal consecuencia de la sequedad vaginal se hace más evidente en nuestra vida sexual con una reducción de las relaciones sexuales por miedo a que estas sean molestas y dolorosas, la primera medida a tomar será dentro del ámbito íntimo y en comunicación con nuestra pareja.

Alargar el tiempo de los preliminares con nuestra pareja y utilizar un lubricante adecuado nos ayudará a aliviar la sequedad vaginal y evitar que el acto sexual se convierta en un suplicio. Pero para eso es importante mantener a nuestra pareja informada en todo momento de que se trata de un problema fisiológico al que debemos hacer frente en común.

Otros remedios para evitar la sequedad vaginal pasan por un tratamiento médico, como la terapia hormonal sustitutiva o las cremas de estrógenos. Y siempre viene bien mantenernos hidratadas para potenciar el flujo vaginal. Además, es fundamental llevar una adecuada higiene íntima a diario para proteger la flora vaginal y prevenir infecciones.