Recetas caseras para el cuidado del cabello graso

Saúl C. Montaño Quintanilla
El pelo graso es uno de los que más cuidados requieren. Su apariencia oleosa se debe a la desproporcionada actividad de las glándulas sebáceas que se encuentran bajo el folículo piloso provocando una lubricación excesiva del pelo.

Entre sus causas se suelen citar el componente hereditario, los desequilibrios hormonales, las alteraciones el sistema nervioso, la ingestión de anticonceptivos y ocasionalmente el agotamiento, la menstruación, la ansiedad y la fiebre.

Cabello graso
Este tipo de cabello suele parecer sucio por la mayor adherencia de polución ambiental y la cantidad de grasa que aparece en sus raíces. Ellos exigen, como pocos, del empleo de un champú específico con el fin de rectificar el exceso y restablecer el equilibrio. Es preciso lavarlo cuantas veces sea necesario, pero sin masajear el cuero cabelludo, de modo de no activar aun más las glándulas sebáceas. Se deben evitar además todo tipo de agresiones, entre las que se encuentran el cepillado excesivo, el agua a temperaturas extremas —no es buena fría ni caliente, solo templada—, así como tampoco es favorable el aire caliente del secador.

Muchas mujeres creen, erróneamente, que el cabello graso no precisa del uso del acondicionador y en realidad todo tipo de cabello agradece este producto tras el lavado con champú que muchas veces funciona como un detergente abrasivo para el pelo. El acondicionador cierra los poros abiertos por el agua caliente y el champú funciona como lubricante, reparando y ayudando al peinado.

Una correcta aplicación del acondicionador debe partir de la nuca, arrastrando el producto hacia las sienes para finalizar en la coronilla.

Otro mito gira en torno al empleo de agua caliente para lavar el cabello, cuando en realidad esta no es conveniente ni siquiera para la piel. Pero el efecto es peor aún cuando se trata de un cabello graso pues estimula sobremanera la actividad de las glándulas sebáceas.

Los especialistas aconsejan además que las mujeres de cabello graso limiten su ingesta de grasa en la dieta diaria, así como incorporar más frutas y verduras .

Dos recetas naturales para el cuidado del cabello graso


A continuación dos sencillas recetas, fáciles de preparar en casa, y especiales para el cuidado del cabello graso:

1- Mezcle un pote de yogur natural con un huevo. Revuélvalo todo bien y aplique esta pócima sobre el cabello dejándola actuar durante diez minutos. Retírala con abundante agua tibia. Su aplicación una vez por semana, funciona como un regulador de la producción de sebo.

2- Hierve dos limones trozados en una olla de agua durante cinco minutos, filtra y coloca dentro de un rociador. Esta loción debe ser aplicada tras los lavados de cabello habituales. Gracias a sus propiedades astringentes, el limón es un excelente remedio para la seborrea, sobre todo en cabellos grasos y finos.