Inseminación artificial, la técnica por la que Mónica Cruz será madre

Inseminación artificial

Muchas mujeres no consiguen quedarse embarazas por problemas de infertilidad o simplemente no encuentran a la pareja ideal con la que tener un hijo y recurren a las técnicas de reproducción asistida para conseguir ser madres. Desde que en 1984 naciera la primera niña en España gracias a la inseminación artificial, se ha avanzado mucho y las probabilidades de éxito aumentan cada año. Así muchas parejas ven logrado su sueño de ser padres y cada vez más mujeres solteras, como reciéntemente ha confesado Mónica Cruz, se convierten en madres.

Qué es la inseminación artificial

Aunque no todas las mujeres que recurren a la inseminación artificial lo hacen por problemas de infertilidad, ya que cada vez más mujeres deciden ser madres solteras sin necesidad de tener que esperar a encontrar una pareja, lo cierto es que las técnicas de reproducción asistida nacieron para poner solución a los problemas que tenían algunas parejas para concebir un hijo.

La inseminación artificial consiste en introducir por un medio diferente del coito, esperma en el aparato reproductor de la mujer. El esperma utilizado puede ser de la propia pareja o, en el caso de que no éste no sea válido o no se tenga pareja, se puede recurrir a la donación de semen. En cualquier caso, se trata de introducir de forma artificial espermatozoides en la mujer para que ésta pueda por fin quedarse embarazada.

Generalmente, el proceso de inseminación artificial es largo, además de costoso, pero el esfuerzo merece la pena por las altas probabilidades de éxito. Hay que tener en cuenta que se necesita mucha paciencia y constancia, ya que el proceso requiere multitud de pruebas médicas, así como medicación.

Cómo se realiza la inseminación artificial

Antes de la inseminación en sí, es preciso un tratamiento de estimulación ovárica, motivo por el cual se da una elevada frecuencia de embarazos múltiples en los casos de reproducción asistida. Es necesario también un estudio exhaustivo del ciclo ovárico de la mujer que desea quedarse embarazada para implantar el esperma en el momento preciso, ya que si los espermatozoides llegan demasiado pronto o más tarde de la ovulación, la fecundación no tendrá éxito.

El procedimiento en sí de la inseminación artificial no es doloroso ni requiere ingreso hospitalario. Consiste simplemente en preparar el semen e introducirlo con una fina cánula en el útero, por lo que la mujer sólo necesita unos minutos de reposo y puede continuar con sus actividades habituales. Es recomendable un suplemento hormonal tras la introducción del esperma con el fin de favorecer el embarazo y, transcurridas dos semanas, se hará la prueba de embarazo. Una de cada cinco mujeres se queda embarazada en el primer intento, pero la mayoría requiere varios intentos.

Aunque el éxito de la inseminación artificial es de un 90 % hay que tener en cuenta algunos factores que pueden retrasar el embarazo, como la edad cada vez más avanzada en la que las mujeres deciden ser madres, y también el motivo de la infertilidad, ya que, por ejemplo, las mujeres que padecen endometriosis tienen más dificultades para quedarse embarazadas.

Laura Sánchez  •  sábado, 12 de enero de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Celebrities

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x