Prevención de la vista cansada

Prevención de la vista cansada
Hay enfermedades que no podemos sortear, nos llegan de manera irremediable. Pero hay otras en las que nuestros hábitos de vida y costumbres funcionan como un imán y terminamos provocándolas.

Desdichadamente esta lista va en aumento y debemos agradecer a la ciencia las alertas que cada día nos dan al respecto. En este caso se trata de un reciente anuncio de la Organización Mudial de la Salud (OMS) que asegura que el 75% de los casos de debilidad visual y ceguera pueden evitarse si tomamos los cuidados y medidas preventivas adecuadas.

Prevenir la vista cansada


Lo primero es identificar qué puede dañarnos la visión, cuáles de esos perjuicios son enfermedades y cuáles, el resultado del proceso natural de envejecimiento. En este último clasifican los síntomas de estrés ocular o fatiga visual que se manifiestan con ardor y lagrimeo frente al televisor o la pantalla del ordenador.

Este daño, que no es grave, mejora notablemente si incorpora algunos sencillos remedios como son:
- Parpadea si sientes alguna molestia, con ello evitarás la resequedad en el ojo.
- Si te arde la vista mira un punto fijo a lo lejos por más de un minuto.
- Si vas a ver televisión, siéntate a más de tres metros del televisor y deja una luz tenue encendida.
- Emplea lentes que bloqueen las radiaciones que emiten los monitores de computadoras.
Si trabajas frente a un ordenador, evalúa que tengas la iluminación correcta y que la luz no se refleje en la pantalla del monitor.

Otro de los enemigos de nuestra visión son los rayos ultravioletas solares que, contrario a lo que algunos piensan, no solo afectan en verano o en la playa, sino que al ser uno de los componentes naturales de la radiación solar, perturban siempre y por eso es aconsejable usar lentes protectoras.

Llevar una correcta dieta puede ser otra de las medidas preventivas. No se trata de comer zanahorias, ciertamente ricas en vitamina A, sino de abrir nuestra despensa a la leche, el huevo, la calabaza y las espinacas, entre otros alimentos, cuyos aportes nutricionales repercuten de manera directa en nuestros ojos.

La adecuada higiene también es básica. La cantidad de gérmenes que proliferan a nuestro alrededor difícilmente llegan por sí mismos al globo ocular, los llevamos nosotras con las manos, pañuelos o cosméticos infectados.

Cualquier precaución es poca cuando se trata de tu salud. Lávate las manos con frecuencia y mantén a buen recaudo gafas, lápiz de cejas, y demás artículos de maquillaje y uso personal.

María Clara  •  viernes, 15 de enero de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x