Hongos en los pies, más frecuentes en verano

Hongos en los pies

Igual que existen infecciones de verano hay otras enfermedades que aumentan su frecuencia en esta época. Una de ellas es la aparición de hongos en los pies. Las altas temperaturas, la humedad, el uso de piscinas públicas y gimnasios hace que nos encontremos a veces con esos dolorosos problemas que son fáciles de evitar. Descubre cómo.

Tipos de hongos

Según los expertos, en verano proliferan dos tipos de hongos: los dematofitos y las cándidas.

Los dematofitos son los más frecuentes y se presentan en forma de escamaciones y enrojecimientos en la planta del pie y también en los dedos. También pueden afectar a las uñas haciendo que se despeguen de la piel. Los dematofitos, además de dolorosos, son muy difíciles de eliminar por su rápida capacidad de contagio y propagación. Las cándidas aparecen entre los dedos de los pies y van produciendo poco a poco una herida blanquecina. También se nota por un enrojecimiento alrededor de la uña. Se trata de una afección bastante dolorosa y que además puede convertirse en crónica por lo que conviene ponerse en tratamiento cuanto antes.

Lo que ocurre con este tipo de hongos, es que van apareciendo poco a poco y puede que en el tiempo que estamos de vacaciones no nos demos ni cuenta del problema.

Prevenir los hongos

Pero lo cierto es que estos molestos hongos pueden evitarse si se toman las debidas precauciones. El verano es tiempo de piscinas y sin darnos ni cuenta pisamos descalzos por los mismos lugares por los que pisan centenares de personas. Una persona afectada de hongos va dejando pequeñas escamas que se adhieren a la piel de la siguiente persona que pisa en el mismo sitio. Es fácil evitar esta situación. Siempre que vayas a acudir a una piscina o a un gimnasio usa siempre chanclas.

Una buena medida para evitar el contagio por hongos es no prestarse el calzado. A veces, en vacaciones, porque se nos haya olvidado meterlas en la maleta, o porque las sandalias de una amiga sientan genial con nuestro vestido nuevo, nos ponemos el calzado de otras personas. No olvides que este gesto puede ser un momento ideal para contagiarte los hongos.

Los hongos de los pies encuentran su entrono ideal en los ambientes húmedos. Por eso hay que evitar usar un calzado demasiado cerrado en verano, ya que el sudor puede producir las condiciones de humedad aptas para que se desarrollen los hongos. También es muy importante secarse bien entre los dedos de los pies tras la ducha. Las frecuentes duchas en verano hacen que nos descuidemos en el secado de algunas zonas, y si dejamos humedad entre los dedos pueden aparecer los hongos.

Con estas recomendaciones en tu maleta, prepárate para disfrutar de unas vacaciones estupendas. Y si por algún motivo te descuidas, acude de inmediato al dermatólogo si te descubres alguna pequeña herida o enrojecimiento en los pies. Porque un tratamiento a tiempo a base de la crema adecuada puede ahorrarte una larga temporada de hongos en los pies.

Laura Sánchez  •  jueves, 19 de julio de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x