Mujeres mal informadas sobre la menopausia

Ninguna mujer vive la menopausia de la misma manera que otra. Frente a un hecho fisiológico y hormonal aparentemente similar, aparecen trastornos y actitudes negativas que nos conduce a pensar que en ellos intervienen otros factores.

Mujeres mal informadas sobre la menopausia

Esta etapa de la vida muchas veces coincide con la salida de los hijos de casa, con la separación o abandono de la pareja, con la enfermedad o muerte de los progenitores, todo lo cual ahonda la crisis y refuerza la idea de que a partir de los 50, los años se descuentan y no se suman.

Mujeres mal informadas sobre la menopausia


Para colmo, en no pocas consultas e instituciones mal informadas, se trata a las mujeres en esta fase con pena y se le atemoriza con la osteoporosis, el cáncer cérvico uterino y mamario, se le ofrecen ayudas y suplementos médicos, como si la menopausia fuera una enfermedad o una verdadera catástrofe.

Es cierto que ocurre un cambio importante en nuestros cuerpos, pero no es solo biológico, es también psicológico y por tanto el remedio debe ser integral.

Existen maneras de atacar los síntomas como el insomnio, la depresión y las molestias que como las oleadas de calor o bochornos (así se le conoce en algunos países) aparecen en la etapa climatérica (premenopausia), pero de todos ellos los más recomendables siguen siendo una dieta equilibrada, el ejercicio físico, los baños de sol y los masajes relajantes.

Otra ayuda importante está en reconocer la nueva significación que adquiere una mujer cuando llega a los 50 años, etapa que puede convertirse en la de su verdadera liberación como individuo, puede gozar de su sexualidad sin temor a quedar embarazada, tiene más tiempo para cuidar de su cuerpo y para disfrutar de sus hijos y nietos, los que ya han dejado de ser "su" responsabilidad y se han convertido en su apoyo y consuelo.

Claro, este disfrute depende de lo que se halla construido hasta ese momento: los afectos, la familia, la profesión, la estabilidad emocional y económica, pero sobre todo exige la elaboración de un proyecto que permita aprovechar el patrimonio mayor del que disponemos, la experiencia, en nuestro propio beneficio.

Rosa Mañas  •  miércoles, 27 de febrero de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos