Leyenda de Navidad de miedo: Krampus, el diabólico ayudante de Papá Noel

La historia de un terrorífico personaje que castiga a los niños en Navidad

Azucena Zarzuela

Adoro la Navidad. Me encantan las luces, las reuniones familiares y de amigos, los regalos, los brindis, los nuevos propósitos… Cada día lo vivo con la misma expectación que cuando era pequeña. Y es que, son, sobre todo, los días del año donde más sale la niña que llevo dentro. Pero también respeto a los que huyen de las aglomeraciones, a los que no pueden con el consumismo propio de estas fechas y a quienes el dolor del recuerdo de los que ya no están les pesa más en estos momentos. ¿De qué lado de la balanza estáis vosotras?

Y ahora os planteo una tercera opción. Ni ver la Navidad como una fiesta, ni como un castigo que queremos que pase pronto, sino bajo el terror. Arranca nuestra leyenda de Navidad de miedo. ¿Preparados para conocer al diabólico ayudante de Santa Claus, Krampus?

La historia de Krampus: terrorífica leyenda navideña

Cuentan los más ancianos que un ser peludo y con cuernos solía presentarse en los hogares cierto día de diciembre para llevarse a los niños que se había portado mal durante el año. Era una bestia sin piedad, que agarraba a los pequeños con sus enormes garras para azotarlos e incluso llevarlos con él a su choza en el Infierno. ¡Qué dura puede ser la infancia a veces!

Se representaba a este ser con patas de cabra, largos y afilados cuernos, pelo enmarañado, rostro malicioso y larga lengua bífida. Y su aspecto no era lo peor. Atadas a sus patas arrastraba unas cadenas de hierro, cuyo ruido que provocaban se adelantaba a su presencia para que el cuerpo ya se fuera haciendo al miedo. Antes de que apareciera Krampus en las casas, el terror ya se había apoderado de los más pequeños gracias al chirrido de sus cadenas. 

Pero este oscuro monstruo no era un demonio. Era el mítico Krampus, compañero de Papá Noel, al que le hacía el trabajo duro. Extraña alianza. Castigar a quienes no habían sido buenos era su misión. Y vaya si lo hacía. Auténticas palizas se relatan en la tradición oral europea para asustar a los niños y conseguir que se porten bien. Su arma favorita para atacar era una vara de abedul con crines de caballo. Y tras ser golpeados los ‘niños malos’ acababan en un saco o en un cesto de mimbre hasta que fueran ‘buenos’. Terror duro para atemorizar a los pequeños más revoltosos. ¡Vamos, por aquel entonces no se andaban con la tan de moda ahora ‘educación positiva’, con la que crear a personitas reforzando los valores y esfuerzos y no castigando ni señalando los errores!

El origen de Krampus en diferentes partes del mundo

Sin embargo, ahora también hay castigo en Navidad. La versión la conocemos más dulcificada, nuestro gordo bonachón tan querido sigue castigando a los ‘niños malos’. Pero al menos ya no viene una bestia a visitarnos, sino que a lo sumo nos quedamos sin regalos y recibimos un pedazo de carbón.

Este mito navideño es propio de las regiones alpinas con raíces paganas germánicas, pero el boca a boca lo ha extendido por todo el mundo. Muchos pueblos y regiones, fieles a la tradición, aún celebran el divertido Krampuslauf, donde los Krampus (voluntarios disfrazados) persiguen a la gente por las calles.

La tradición nos presenta a Krampus como a uno de los hijos de Hel (hija del gran Loki, quien rige la tierra de los muertos) en la mitología nórdica. De hecho, su nombre proviene del vocablo alemán ‘krampen’, que significa garra. De igual forma, Krampus comparte rasgos con otros seres de la mitología griega, como los sátiros y los faunos. Y es que, el mundo de las leyendas y mitos comparte el imaginario universal del amor, del dolor, del miedo, del castigo… e incluso, aunque con diferentes nombres, se sirve de los mismos personajes.

Y es que, como casi todo en la vida, la Navidad también tiene dos caras. Si Santa Claus nos premia y agasaja por ser buenas, Krampus nos castiga por ser malas. Ahora toca portarse bien para que Krampus no nos visite con su ferocidad y poder despertarnos en Navidad rodeadas de regalos.

Puedes leer más artículos similares a Leyenda de Navidad de miedo: Krampus, el diabólico ayudante de Papá Noel, en la categoría de Cultura en Diario Femenino.