Leyenda de Navidad de Befana: la bruja que reparte los regalos en Italia

La bruja Befana: la versión italiana de los Reyes Magos

Azucena Zarzuela

Aunque hay pueblos que comparten cultura y religión siempre cada uno pone sobre la mesa sus propias particularidades. Un mismo hecho, como el nacimiento del niño Jesús, puede generar diferentes interpretaciones y costumbres. Si en España permanecemos a la espera de los Reyes Magos y sus regalos, los italianos aguardan la llegada de la bruja Befana en la noche de Epifanía. ¿Queréis conocer quién es esta mágica y misteriosa mujer? En Diario Femenino os contamos la leyenda de Navidad de Befana. ¡Deja que la magia te envuelva!

La leyenda de Navidad que explica quién es la bruja Befana: la versión italiana de los Reyes Magos

Esta leyenda italiana, que se remonta a más de dos milenios atrás, nos habla de una figura legendaria que aún sigue brillando en los hogares de este maravilloso país. La Befana mezcla leyenda y tradición con raíces precristianas y toques paganos. Se trata de un personaje folclórico de un cuento popular que entrelaza sus andanzas con las de los Reyes Magos.

Y es que, este mito narra que cuando los célebres Reyes Magos se dirigían hacia Belén para honrar y presentar sus respectos al pequeño hijo de Dios y agasajarle con sus regalos de oro, incienso y mirra, se perdieron en el camino. ¿Pero no seguían la estela de una estrella que los guiaba? En fin, volvamos a nuestra historia.

Ante el desconcierto y la imposibilidad de encontrar de nuevo la ruta deseada, Melchor, Gaspar y Baltasar descubrieron que solo una persona podía ayudarles, nuestra protagonista, una anciana llamada Befana. Solo ella fue capaz de interpretar las señales del cielo y devolverles al buen camino, incluso les ofreció comida y refugio para pasar la noche. Para agradecerle su ayuda, los tres Reyes de Oriente quisieron que ella les acompañara en su viaje hacia el portal de Belén. Sin embargo, pese a las insistencias, Befana rehusó y se encerró en su casa para continuar con sus actividades domésticas.

Pero el arrepentimiento pronto apareció en el corazón de la anciana tras pensarlo mejor. Y es que, descubrió que ella también quería conocer al recién nacido y valorar el don que los rumores decían que poseía: nada más y nada menos que salvar y reconducir a la humanidad así como prender la llama del amor en los corazones de quienes se acercaran a él. ¡Eso no se ve todos los días!

Así fue como Befana salió a buscar a los Reyes Magos. Sin embargo, la suerte no la acompañó y no consiguió dar con ellos. Pero, ¿no sabía interpretar las señales del cielo y hallar el camino? Demasiadas preguntas sin respuestas. Cosas de leyendas y mitos.

Fue entonces cuando tomó la decisión de utilizar a los niños en su propósito. Desde entonces entregaría un dulce a todos los pequeños que se encontrara con la esperanza de que alguno de ellos fuese el Niño Jesús. Su peregrinaje tras los pasos del Mesías no acabó en éxito.

Aunque la leyenda nos habla de una bruja con aspecto de anciana, mal vestida, de cabello gris y bastante temperamento; la sonrisa y el humor siempre están presente cuando hay un niño cerca. Y si los Reyes Magos hacen su largo viaje montados en camellos, esta anciana amorosa lo realiza volando sobre una escoba, como si quisiera barrer el suelo de allá por donde pasa como buena ama de casa que se proclama que es. ¿Quién puede resistirse a no conocerla?

La noche más mágica para los niños en Italia está llena de regalos, dulces y sorpresas en sus calcetines gracias a la bruja Befana. Eso sí, hay que portarse bien para que venga a visitarnos. Y, al igual que hace Papá Noel, Befana desciende por la chimenea para introducirse en nuestras casas y agasajarnos con regalos. ¡Ojo! Que no le gusta ser vista ni espiada en su labor, por lo que si pilla a un niño despierto esperándola solo recibirá algún escobazo. ¡Todos a dormir!

¿Y en tu país? ¿Quién se encarga de llevar a las casas los regalos navideños? ¿Te ha gustado la leyenda de Navidad de Befana? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!