Leyenda de Navidad chilena: distintas versiones del Viejito Pascuero

¿Quién lleva los regalos navideños a los niños en Chile?

Azucena Zarzuela

Que Papá Noel ha colonizado el mundo es algo que ya todas sabemos. Es fácil identificarle: traje y gorro rojos, mofletes sonrosados, largas melenas y una frondosa barba blanca son sus señas físicas de identidad. Y detrás de su "ho, ho, ho" hay todo un mensaje para felicitarnos la Navidad.

El personaje siempre es el mismo, pero cada rincón del planeta prefiere dotarle de un nombre propio, dependiendo de la tradición cultural y folclórica de la región. Así algunas le llaman Papá Noel, otras Santa Claus e incluso hay quien aún da mayor valor a la religión católica y siguen hablando de San Nicolás. Sin embargo, hay un país en el mundo que no utiliza ninguno de estos archiconocidos nombres: Chile. Aquí todos le conocen como el Viejito Pascuero. ¿Quieres conocer más sobre esta leyenda chilena de Navidad y sus distintas versiones? ¡Atenta! 

Diferentes teorías del origen del Viejito Pascuero en Chile

No existe unanimidad entre el pueblo chileno para explicar el origen de semejante apodo. Pero dos teorías parecen imponerse o al menos son las versiones más extendidas y utilizadas. La primera de ellas y la principal teoría se adentra en la iniciativa de una tienda de juguetes. Y es que, a principios del pasado siglo, abrió con éxito sus puertas la juguetería de los hermanos Krauss, de origen alemán. Desde 1903 la joven empresa empezó a publicitar su negocio con la figura de un actor de edad avanzada vestido como Santa Claus. Y aunque nuestro personaje navideño ya contaba con una amplia y reconocida trayectoria, todavía los idiomas no vivían el 'boom' de hoy en día y los chilenos prefirieron hacerlo propio y sin más comenzaron a llamarlo el Viejito Pascuero. Finalmente el boca a boca se impuso y actualmente ya forma parte de la tradición.

La segunda teoría se refugia en el lenguaje. Profesores y académicos señalan que únicamente se debe a una chilenización del personaje, a una asimilación e interiorización del conocido gordinflón bondadoso. Y es que, los chilenos en lugar de hablar de Navidad, felicitan la Pascua, entendida ésta como el periodo que va desde el nacimiento del niño Jesús a la llegada de los Reyes Magos.

¿Qué versión os ha gustado más? Independientemente de cómo le llamemos, lo importante es que siempre llegue a nuestros hogares cargadito de muchos regalos.

La leyenda del conocido Viejito Pascuero

 La historia real para acercarnos a su origen nos traslada al siglo IV, a tierras lejanas que en la actualidad se enmarcan en Turquía. Allí dicen los textos que nació un tal Nicolás de Bari, cuya vida dedicó al cuidado del prójimo. De rica cuna, abandonó su fortuna para entregarse al sacerdocio y cuidar de los más necesitados. Su obra le encumbró al obispado cristiano y hasta acabó convertido en patrón de Grecia, Turquía y Rusia.

Nuestro protagonista falleció el 6 de diciembre y como la fecha estaba cerca de la natividad del Mesías, la religión católica le concedió la leyenda de ser el portador de regalos para los niños, ya que en su vida éstos habían sido el principal objetivo de sus cuidados.

Pero el Viejito Pascuero responde más al personaje inventado por los americanos que a San Nicolás. Y es que, el merchandising nos vende la imagen de un viejecito amable, con gafitas, bonachón, barba blanca y siempre acompañado de su trineo con sus renos. Fue el caricaturista Thomas Nast quien dibujó por primera vez a este personaje con traje rojo y botas negras para sus tiras navideñas en Harper's Weekly en 1863. Y una segunda revisión vivió de la mano de la compañía Coca-Cola, quien adquirió los derechos de esta imagen en 1930 y gracias al pintor Habdon Sundblom, globalizó la imagen de Papá Noel tal y como la conocemos hasta ahora.

Puedes leer más artículos similares a Leyenda de Navidad chilena: distintas versiones del Viejito Pascuero, en la categoría de Cultura en Diario Femenino.