La Flor de Pascua: leyenda de Navidad mexicana en distintas versiones

¿Conoces el origen de la Flor de Nochebuena?

Azucena Zarzuela

Llega el frío y las nevadas y con ellas la sensación de que la Navidad cada día está más cerca. Empiezan los preparativos. Toca pensar en los regalos que vamos a escribir en nuestra carta a los Reyes Magos o Papá Noel pero, también, en preparar todo en casa para agasajar a nuestros amigos y familiares. Las hay muy seguidoras del Árbol de Navidad y para otras no hay Navidad si no hay un bonito Portal de Belén en casa. ¿Qué no puede faltar en tu decoración? Lo reconozco, yo en estas fiestas abandono el "menos es más" y apuesto por "un todo".

Además, en mi familia es tradición regalar a todas las mujeres la Flor de Navidad, que ocupa un lugar especial a los pies del árbol navideño, como elemento indiscutible para llenar de color el hogar con sus destacadas hojas rojas. ¿Adivináis cómo llegaron a convertirse estas plantas en protagonistas navideñas? En Diario Femenino os contamos la leyenda de Navidad mexicana de la Flor de Pascua. ¡Atenta porque tiene diferentes versiones!

La Flor de Pascua y su precioso relato navideño mexicano

Según cuenta la leyenda, durante la navidades, unos niños de origen mexicano acudieron, siguiendo la tradición de sus antepasados, al belén de la ciudad para hacer entrega de su ofrenda al niño Jesús. Año tras años nuestros jóvenes protagonistas habían sido testigos de cómo muchas personas llegaban desde muy lejos para hacerle regalos hermosos. Cestas de fruta y adornos valiosos acababan depositados a los pies de Jesús. Sin embargo, en sus pequeños bolsillos no había moneda alguna con la que comprar un presente. Pero el ingenio siempre está de parte de los niños. Y así fue, como estos jovenzuelos decidieron cortar de un jardín próximo una de estas flores para entregársela al Mesías.

Y como siempre el gesto es lo que importa a la hora de hacer regalos, Dios quedó no sólo satisfecho con el presente que presentaban ante su pequeño, sino que también su majestuoso corazón se conmovió y decidió teñir de rojo la flor (color que simboliza el amor y la pasión) para dotarla de la importancia que merecía.

Otra versión de la leyenda de la Flor de Pascua

También de origen mexicano, hay otro mito que rivaliza con el anterior en popularidad para explicar el origen de dicha Flor de Pascua. En esta narración se habla de un niño muy pobre, que ante la vergüenza que sentía por no poder depositar un regalo ante Jesús decidió cobijarse en un rincón de una iglesia para huir de las miradas de sus vecinos. Allí, la impotencia le llevó al llanto, pero pronto de sus lágrimas, que había encharcado el suelo santo, brotó una espléndida flor de pétalos rojos.

Todos los ciudadanos comprendieron al instante que aquel era un regalo de Dios y que el pequeño solo había sido el mensajero. Desde entonces, los vecinos lo convirtieron en una tradición que hoy decora todos los hogares.

El verdadero origen de la Flor de Nochebuena

¿Qué leyenda de Navidad os ha gustado más? Pues ahora toca chocarse con la realidad. Esta planta, que lleva por nombre Poisenttia, se asocia a la Navidad desde el siglo XVI, cuando un fraile franciscano de Taxco de Alarcón, también en tierras mexicanas, empezó a adornar su iglesia con estas flores rojas para dar color al frío invierno. Desde entonces, es utilizada en los belenes y nacimientos navideños. Con los años, llegó a popularizarse tanto que hoy su presencia se ha globalizado por todo el planeta. Incluso, desde 1991, el 12 de diciembre es el 'Día de la Poinsettia', gracias a la figura de Joel Roberts Poinsett, quien además de ser embajador de EE.UU en México fue un gran botánico y dio a conocer mundialmente a esta Flor de Pascua.

Leyendas, mitos, tradición, folclore o realidad. Da igual el origen de está maravillosa Flor de Nochebuena. Lo importante es que no debe faltar en nuestro hogar para añadir color a nuestro espíritu navideño. Y, ¡ojo!, debemos saber cuidarlas. Y aquí conseguir la temperatura adecuada es un factor fundamental. Hay que evitar poner la calefacción demasiado alta si queremos que su estado y color perdure. Debe mantenerse a no más de 16 grados por la noche y no menos de 22 durante el día. Y cuánto más alejada esté de radiadores y chimeneas, mejor.

¿Conocías el origen de la Flor de Pascua? ¿Qué te ha parecido la leyenda mexicana que esconde detrás? ¡Déjanos tus impresiones en los comentarios! ¡Y a disfrutar de la Navidad!

Puedes leer más artículos similares a La Flor de Pascua: leyenda de Navidad mexicana en distintas versiones, en la categoría de Cultura en Diario Femenino.