Tradiciones navideñas: ¿Por qué ponemos el árbol de Navidad?

Descubre el origen de esta tradición

Laura D

 Las razones por las que ponemos el árbol de Navidad

La Navidad está a la vuelta de la esquina y con ella la decoración de nuestro hogar. Rara es la oficina, casa o edificio que no se viste de gala para la ocasión con un árbol de Navidad. Llevamos años haciéndolo pero, en realidad, ¿sabes de dónde procede esta tradición? Estas fechas tan señaladas están llenas de ellas y hoy te vamos a contar por qué ponemos el árbol de Navidad en nuestras casas para despedir el año y en qué momento empezó a hacerse en España. A partir de ahora cuando lo pongas en tu casa, ¡sabrás muy bien por qué lo haces! 

El origen del árbol de Navidad

Tradiciones navideñas: poner el árbol

Son varias las historias que corren para dar origen al árbol de Navidad, cada una más variopinta e interesante que la anterior, aunque todas cuentan con algo en común. Pero claro, si te lo contamos ahora sería hacerte spoiler… ¡Vamos con la primera de ellas! 

Se remonta a la primera mitad del s. VIII. Se dice que en Alemania, un monje evangelizador inglés bajo el nombre de San Bonifacio quiso talar el árbol que era utilizado para los sacrificios humanos. Cuenta la leyenda que entonces en esa misma zona empezó a crecer un abeto. Cristianos de la zona comenzaron a tomar ese hecho como algo sagrado y a relacionarlo con Dios. Empezó a ser venerado y adornado por el pecado original (en forma de manzana) y por la luz de Jesucristo (la luz de las velas). Además, la hoja de este árbol era perenne por lo que se añadía una simbología más: la representación de la eternidad y la forma de un triángulo, que personificaba la Santísima Trinidad

Existe otra teoría, que data de mediados del s. XV en Tallín (Estonia), cuyo protagonista es un árbol que se encontraba en la plaza principal de la localidad, que comenzó a arder y un grupo de personas comenzaron a bailar alrededor de él, iniciando así la costumbre de iluminar los árboles por estas fechas.

Otra de las leyendas proviene de Gran Bretaña, de un caballero de la mesa redonda del rey Arturo que, buscando el Santo Grial, juró haberse encontrado un abeto lleno de luces tan iluminadas que parecían estrellas. A todo el que se lo contó quedaba alucinado y aquello empezó a compararse con un símbolo divino.

Sea cual fuere el origen de esta tradición (y como te comentábamos antes) todas ellas establecen al árbol como símbolo de protección, luz y divinidad para estas fechas de reuniones y buenos deseos. 

El origen del árbol de Navidad en España

Origen del árbol de Navidad en España

No fue hasta 1800 cuando la tradición del árbol de Navidad llegó a España y fue gracias a la princesa Sofia Troubetzkoy. Ella había visto este elemento decorativo en muchas casas adineradas en sus viajes por Europa y quiso instalar el suyo en el palacio, convirtiéndolo entonces en una tradición para nuestro país.

A día de hoy, podemos encontrar miles de árboles diferentes: pequeños, medianos, grandes y enormes, naturales o artificales, con hojas muy diferentes, verdes, nevados o con ambos colores, con luces incorporadas o sin ellas… Lo cierto es que da igual cómo sean pero hay ciertos elementos decorativos que no pueden faltar en él:

+ Las bombillas (símbolo de lo que, en un principio, fueron velas, fuego o estrellas).

+ Las bolas (lo que arriba te contábamos que eran manzanas, con el tiempo, la escasez de estas y una idea de un padre de familia, se convirtieron en bolas de vidrio sopladas).

+ Campanitas (imprescindibles para llamar a los buenos deseos y energías).

+ La estrella en lo alto del árbol: como guía al igual que la estrella fugaz guió a los Reyes Magos.

¿Y tú? ¿Pones el árbol de Navidad en tu casa? ¿Conocías su origen?