Poner el árbol de Navidad con mucho tiempo antes te hace más feliz

Cómo ser más feliz adelantando la decoración navideña

Lidia Nieto

Poner el árbol de Navidad mucho tiempo antes hace más feliz a la gente

¿Has puesto ya tu árbol de Navidad en casa? Si eres de los que según guardas los disfraces de Halloween, sacas toda la decoración navideña, ¡tenemos algo que decirte!: eres una persona muy, muy, muy feliz. 

Cada vez es más común estar en la playa en pleno de julio o agosto y que alguien hable de la Navidad porque ha visto el anuncio de que ya está a la venta la Lotería del próximo sorteo. También es bastante típico acudir a comprar las chuches para celebrar la noche más terrorífica del año y ver cómo asoman en algunas tiendas los turrones de Navidad.

Y en todo este ambiente pre navideño hay dos tipos de personas: las que están encantadas con que la Navidad se extienda en el tiempo y se empiece a celebrar casi con la vuelta al cole y los que, por el contrario, escuchan un villancio en noviembre y se ponen de los nervios. Para los segundos, tenemos un mensaje: aquellas personas que sacan el árbol de Navidad con mucha antelación se sienten más felices: "En un mundo lleno de estrés y ansiedad, a la gente le gusta asociarse con cosas que los hacen felices y las decoraciones navideñas evocan esos fuertes sentimientos de la infancia", cuenta el psicoanalista Steve McKeown a Unilad y añade: "Las decoraciones son simplemente un ancla o un camino a las emociones mágicas de la infancia y poner esas decoraciones navideñas antes de tiempo prolonga la emoción en el tiempo". 

Poner el árbol de Navidad, síntoma de felicidad y positivismo 

La felicidad de la decoración navideña

El Journal of Environmental Psychology también encontró que cuando las personas colocan decoraciones navideñas en exteriores se les considera más proclives a hacer amigos y tienen una "mayor sociabilidad" que los vecinos que no decoran sus casa por fuera. Además, a través de la decoración de Navidad, estas personas están mostrando cariño hacia los demás, independientemente de si estos son conocidos o no lo son. Así que, saca ya esas coronas y muñecos de nieve y colócalos en la puerta, ¡son una señal de que quieres dar la bienvenida a todo el que quiera entrar en tu casa!

Y hablamos de felicidad, pero también habría que añadir que sacar la decoración navideña o poner el árbol de Navidad con mucho tiempo nos puede hacer sentir más positivos, con ganas de comernos el mundo y de venirnos arriba. La psicoterapeuta y autora de 13 Things Mentally Strong People Do not Do, Amy Morin, dijo a Unilad que esta nostalgia de las fiestas "ayuda a vincular a las personas con su pasado personal y a comprender su identidad". Por último, esta acción también puede ayudarnos a reconectarnos con un ser querido perdido, ya que nos trae recuerdos de tiempos más felices con esa persona.

Cualquiera que sean los beneficios que poner el árbol de Navidad nos aporta, parece que no estamos cometiendo del todo un error si optamos por subir las cajas con la decoración navideña del trastero con dos meses antes. Y es que se necesita muy poco para ser feliz más a menudo...