Manías que no soportamos de los hombres

Manías que no soportamos de los hombres

Parece que las mujeres tenemos la exclusividad de las manías, las obsesiones y los comportamientos incomprensibles. Claro que esa es una visión muy sesgada de la realidad dominada por una ideología machista, porque lo que está claro es que hombres y mujeres somos tan diferentes como incomprensibles los unos con los otros. Y en los hombres también encontramos esos gestos, actitudes y manías que no sólo nos cuesta entender, sino que a duras penas soportamos.

Manías evidentes de los hombres

Ni podemos ni debemos evitar ponernos de los nervios si vemos a nuestra pareja escupir cuando va andando por la calle, cual futbolista sudoroso en medio de un partido. Una costumbre que algunos creen que refuerza su masculinidad, pero que no deja de ser una actitud de lo más desagradable.

Como desagradable es también esa manía que tiene un elevado porcentaje de hombres de tocarse sus partes íntimas en medio de una conversación contigo, de una fiesta o de una reunión familiar; porque les da igual.

Algo que nos cuesta mucho entender y que puede resultar del todo insoportable es la manía de los hombres a no reconocer que se han perdido y su negativa a pedir ayuda o preguntar una dirección. Dicen los expertos que es una cuestión biológica, pero las expertas pensamos que la evolución está para asumirla y que si ya no hace falta salir a cazar mamuts para alimentar a la familia, lo menos que podían hacer es aceptar su nuevo rol.

Tampoco entendemos su reticencia a que nos maquillemos o a que llevemos un escote sugerente, cuando son cosas que aprecian en otras mujeres cuando van por la calle. Dentro de estos comportamientos de inspiración machista, no soportamos que no nos dejen intervenir en una conversación de fútbol o de mecánica por creernos incapaces de saber más que ellos. Pero si hay algo que no aguantamos es su manía de escaquearse hábilmente de las tareas domésticas.

Manías sutiles de los hombres

Y aunque la sutileza no sea lo suyo, los hombres también son capaces de esconder sus manías en comportamientos socialmente aceptables. Pero lo cierto es que nosotras no soportamos esa manía que tienen de negar el amor, de que sigan aparentando ser tipos duros cuando en realidad están deseando dejarse llevar por el enamoramiento. Todo por no parecer sensibles, que parecen asociarlo a la debilidad.

Menos soportable aún es su incapacidad para expresar sentimientos, o para ser honestos consigo mismos y con nosotras. Algo que nos lleva a ese fallo en la comunicación que es el causante de muchas rupturas sentimentales. Si no hablamos de lo que nos pasa, no podemos resolver el problema. Y si sólo hablamos nosotras, el problema sólo lo tenemos nosotras.

Tampoco soportamos que, pasado un tiempo, dejen de esforzase por agradarnos, que nos consideren de su propiedad y que den por sentado que si ya tienen una pareja, esa pareja funcionará por inercia. O que no se pierdan ningún partido de la Champions por mucho que nosotras necesitemos hacer otra cosa, o que se duerman después del sexo... pero todo eso da igual, porque los hombres nunca sabrán qué es lo que no soportamos de ellos; para eso primero tendrían que aprender a escuchar.

Laura Sánchez  •  miércoles, 13 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x