5 consejos de boda si eres la mejor amiga de la novia

Marta Marciel

'¡Me caso!'. Cuando esas dos palabras entran en juego con tu amiga del alma, el caos y la alegría se unen para dar lugar a uno de los acontecimientos más especiales que viviréis juntas: su boda. Pocos eventos llevan tanto tiempo de preparativos y de ilusión como un enlace matrimonial, que duran tan poco tiempo. Si se casa tu amiga más importante y quieres ayudarla y exprimir este tiempo la una con la otra, no dudes en poner en práctica estos 5 consejos para bodas bonitas

5 trucos para disfrutar la boda de tu amiga más especial 

1 Colaboración. Sí, tu amiga y su pareja pueden con todo, pero nunca está de más una ayuda a mayores. Puedes colaborar con ellos -especialmente con tu amiga-, no sólo en gastos, como por ejemplo regalarle un adorno para ese día especial, ayudarle con invitaciones o incluso decoración. Esto no sólo le relajará, sino que a ti te encantará formar parte del proceso. 

2 Paciencia. No pierdas los nervios si tu amiga solamente habla del día que está por llegar: es perfectamente normal. Organizar un evento aunque no sea excesivamente grande puede llegar a absorber y también a estresar. Ten paciencia y colabora con ella porque finalmente la boda tendrá un resultado precioso y tú habrás formado parte de él. 

3 Realidad. De soñadores está el mundo lleno... y también es necesario ser práctico. Si tu amiga se sube a la parra puedes bajarle del guindo y ponerle los pies en el suelo. Es mejor que lo hagas tú con una dosis de realidad y mucho cariño que un desconocido que tal vez pueda hacerle daño con algo tan personal como una boda. 

4 Paz. Aunque los preparativos nupciales deberían estar llenos de ilusión, amor y esperanza, muchas veces no todo sale como nos gustaría. Por eso, tu papel como amiga íntima consiste en apaciguar las aguas. ¿Que alguien ha cancelado a última hora su presencia a la boda? Quítale hierro al asunto. ¿Que hay personas que no se alegran de que ella se case? Dale los mejores consejos para que disfrute del proceso y no le dé importancia. Tu papel además de ser colaborativo es de ayudar no sólo con cosas prácticas o materiales, sino de manera sensible. 

5 Implicación. Puede que ya le hayas ayudado con todo lo que has podido y que incluso en alguna ocasión no hayas podido hacer mucho más que escucharla hasta el gran día, pero lo más importante que puedes hacer por tu amiga que se casa es implicarte emocionalmente. Disfruta con ella de un momento tan importante como es este paso con el amor de su vida. No juzgues sus preparativos, ni sus sueños ni todo lo que ella misma está invirtiendo en hacer de este día la mejor jornada posible para ella y su pareja, los amigos, la familia y también tú. Disfrutar y exprimir los momentos previos a verla vestida de blanco es un magnífico y precioso recuerdo para toda la vida.