Carta de amor a tu pareja para decirle que quieres hacer el amor

Si tienes ganas de sexo, haz que tu pareja se entere con esta carta

María Fernández

Una carta de amor a tu pareja para decirle que quieres hacer el amor

Si llevas tiempo lanzándole indirectas pero no las llega a pillar, lo mejor va a ser que le escribas una carta de amor a tu pareja para decirle que quieres hacer el amor con ella. Te proponemos un modelo para que te inspires y crees la tuya de acuerdo a vuestro estilo. De esta forma, le llegará más al corazón y conseguirá en mayor medida tu objetivo. 

Si quieres escribirle una carta de amor para decirle a tu marido o novio que tienes ganas de sexo y, de paso, ir caldeando el ambiente, echa un ojo al siguiente ejemplo. Tú decides dónde quieres establecer los límites de esta carta. Hay parejas que preferirán una que hable de los sentimientos y otras querrán una más subida de tono. Por eso, en Diario Femenino te proponemos una carta de amor que se encuentra entre los dos caminos. ¡Que la disfrutéis!

Ejemplo de carta a tu pareja para proponerle sexo

Si quieres escribir una carta de amor y sexo a tu pareja, toma nota

Hola mi amor,

Nada me apetece más ahora mismo que estar a tu lado. Llevo días soñando con tu olor y semanas queriendo tocar tu piel. Amor mío, me muero de ganas de fundirme en un abrazo íntimo, de recorrer todos tus rincones con la yema de mis dedos, de sentir que nuestras mareas se unen. Quiero hacer el amor contigo.

Mi cuerpo tiene ansias del tuyo. Mi piel necesita sentir tu piel. ¿Sabes qué es lo que más me gusta del mundo? El tacto de tu piel, porque tiene algo que me atrapa con ninguna otra. Debe ser que estamos hechos el uno para el otro.

Cuando hacemos el amor me siento más conectada a ti que nunca. En ese momento de intimidad no hay nada más bonito que mirarnos a los ojos. ¿Te has dado cuenta que el mundo a nuestro alrededor desaparece? Me siento más cerca de ti porque invadimos el espacio el uno del otro. No puedo evitar que me dé un poco de vergüenza. Aparto la mirada por un momento. Pero luego, como si tuvieras un imán, mis ojos se vuelven a encontrar con los tuyos. Quiero volver a sentir esas cosquillas en el estómago que me causa tu mirada.

¿Y si redescubrimos nuestra casa? Hagamos que todas las esquinas de nuestro hogar tengan un pedacito de nosotros. ¡Que se impregnen con la esencia de nuestra intimidad! Nunca jamás volveremos a mirar la bañera sin acordarnos de ese beso apasionado que nos dimos y nos daremos cuenta de que la encimera de la cocina tiene muchos más usos que solo el de cocinar.

Las estrellas serán las únicas testigos de nuestra noche de amor. Por un día, nos va a dar igual que ya haya salido el sol, porque el único lugar en el que podremos estar será bajo nuestras sábanas. ¡Y vete olvidando de la ropa! Nunca más dejaré que se te vuelva a olvidar la forma de mis pechos o dónde tengo ese lunar con el que antes solías jugar al escondite.

Hagamos el amor y dejemos que el amor nos haga. Que nos junte y que nos funda para siempre en uno solo. Corremos el riesgo de cogerle el gusto y de no querer separarnos nunca más. Pero estoy dispuesta a arriesgar porque merece la pena volver a sentir tu impulso dentro de mí. Después de todo, llevo semanas esperando esa caricia tuya que me haga perder la cabeza. La añoro.

Ya lo sabes, te espero en la cama o donde quiera que se encuentren los caminos de nuestros besos.

Te quiero.