Carta de amor para hacerle reflexionar

Ejemplo de una carta de amor para pensar sobre la relación

Laura Sánchez

Carta de amor para reflexionar

Vamos con tanta prisa por la vida que no nos damos ni cuenta de lo importante que es pararnos un momento a mirar y reflexionar sobre quiénes somos realmente, qué es lo queremos y cómo lo estamos haciendo.

Esta reflexión es también necesaria en una relación de pareja, ya que factores como la convivencia, el paso del tiempo, los problemas cotidianos, el cansancio o la rutina no nos permiten hacer revisar de tanto en tanto el estado de nuestra relación.

Cuando los problemas de pareja aparecen, es necesario hacer balance de la situación. Y para resolver cualquier problema es necesaria una reflexión; pídeselo con una carta de amor. Así que hemos escrito por ti una carta de amor para hacerle reflexionar y encontrar la solución.

Escribe una bonita carta de amor para reflexionar

Ejemplo de carta de amor para hacer reflexionar

Mi vida,

Te dejo esta carta, que no es sino una carta de amor, porque me gustaría que te hicieras unas cuantas preguntas. Y es que en los últimos meses he visto peligrar nuestra relación, he notado que el amor va desapareciendo entre discusiones y miradas de reproche. Y no me gustaría darme por vencida ahora.

¿Tenemos más discusiones que sonrisas? ¿Cómo podemos encontrar el origen de este malestar? Creo de verdad que aún queda suficiente amor como para sentarnos a buscar el origen de nuestros problemas. Y creo que merece la pena hacer el esfuerzo, porque te sigo queriendo.

¿Qué te ha molestado? ¿ qué es lo que ha levantado ese muro de incomprensión entre los dos? Podemos intentar descubrir si es un motivo concreto el que está envenenando nuestra relación o se trata de un desgaste del amor producido por el tiempo, el cansancio y la rutina.

¿Quieres un futuro conmigo? Tal vez sea esta la reflexión más dura que te propongo, pero también es la pregunta fundamental. Si la respuesta es que sí, sé que podemos volver a encontrar las ilusiones compartidas, volver a hacer planes divertidos y volver a sorprendernos como antes.

Esperando un sí.