Carta de amor para tus bisabuelos: ¡Gracias por toda una vida de cariño!

Quien tiene un bisabuelo tiene un verdadero tesoro

Tamara Sánchez

Carta de amor para tus bisabuelos

Los bisabuelos son el horizonte más lejano que algunas personas han tenido la suerte de conocer personalmente en su árbol genealógico. Los bisabuelos son sinónimo de sabiduría e inteligencia. Quien tiene un bisabuelo tiene un verdadero tesoro, por eso desde Diario Femenino hemos querido rendirle homenaje a estos grandes seres humanos que han pasado su vida transmitiendo sus valiosas enseñanzas de generación en generación.

¿Tienes la suerte de tener un bisabuelo? Entonces no pierdas el tiempo y dedícale esta bonita carta de amor. ¡Ya es hora de agradecerles por toda una vida llena de cariño!

Carta para tus bisabuelos: ¡Agradéceles su amor!

Carta de amor para tus bisabuelos

Queridos bisabuelos:

Es increíble lo rápido que pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando veníais a buscarme al colegio, me cogíais de la mano y yo me sentía la niña más afortunada del mundo. Esos eran mis días favoritos: la merienda y los juegos de la bisabuela y las grandes enseñanzas del bisabuelo. Me encantaba que me hablarais de vuestra historia de amor, de cómo os habíais conocido, de todas las dificultades que habíais tenido que atravesar para por fin poder estar juntos.

Ahora que soy un poco más mayor envidio vuestra relación, vuestro amor verdadero. Un amor que también transmitisteis a los abuelos y a mis padres. Hoy en día no es tan fácil encontrar algo tan puro como lo que habéis construido vosotros, por eso os admiro. Incluso ahora que la vejez se ha adueñado de vuestras vidas todavía os quedan ganas para miraros y esbozar esa sonrisa cómplice que tanto os caracteriza.

Me habéis enseñado tantas cosas… La sabiduría de los abuelos es infinita, pero la vuestra traspasa todas las fronteras. Para mí sois como una especie de diccionario de sentimientos, un espejo en el que poder mirarme día a día.

Gracias a vosotros me he convertido en la mujer que soy hoy, una mujer con grandes valores que aprendí de vosotros: el respeto, la sinceridad, la empatía… Me habéis ayudado a maquillarme de amor, ilusiones y ganas de vivir.

Sé que la vorágine y el estrés del día a día no me permite estar tanto con vosotros como me gustaría, por eso os escribo esta carta de amor. Quería deciros lo mucho que os quiero y lo mucho que le agradezco a la vida que me haya dejado disfrutaros durante tanto tiempo. Porque cuando le digo a la gente que tengo dos bisabuelos, no se lo creen. Es un verdadero regalo.

Escribiendo esto me acuerdo de esas maravillosas comidas familiares donde las carcajadas siempre se mezclan con la comida en una perfecta sinfonía. Vosotros siempre presidís la mesa. Os quedáis observándonos a todos y sintiéndoos tremendamente orgullosos de la gran familia que habéis formado a vuestro alrededor.

Vuestro mayor deseo siempre ha sido que todos nosotros tuviéramos lo mejor y os aseguro que podéis estar tranquilos porque nos habéis dado mucho más de lo que uno se imagina que puede recibir.

Solo me queda daros las gracias una vez más:

Gracias bisabuelos por toda una vida repleta de cariño.