Frases de amor reflexivas: cuando el amor da que pensar

María Fernández

El más difícil no es el primer beso sino el último” (Géraldy, poeta francés)

Cuando nos encontramos perdidos, cuando todo ha dado la vuelta por algún motivo y nos hace sentir inestables, lo más acertado es sentarse a pensar e intentar sacarno todas las dudas de la cabeza. Cierra los ojos y evita todos los estímulos exteriores. Se trata de reflexionar sobre el amor. Para que te resulte más fácil, hemos recogido para ti algunas de las frases de amor más reflexivas.

Cuando sufres por amor, te preguntas por qué algún día decidiste a embarcarte en la aventura del amor. En ese momento, no podías ni imaginarte que todo iba a tomar este rumbo que tanto dolor te está causando.

Sin embargo, aunque el fracaso sea una posibilidad tan viable como el éxito, siempre hay que intentarlo. “Es mejor haber amado y perdido que jamás haber amado” (Alfred Tennyson, poeta inglés).

Si haces caso al filósofo Platón, tu corazón se volverá de acero cuando está enamorado. Nada podrá herirte de gravedad porque tú estás embriagado de amor. “No existe hombre tan cobarde como para que el amor no pueda hacerlo valiente y transformarlo en héroe”.

Frases de amor para reflexionar 

Una relación requiere paciencia y mucha dedicación. Si no estás dispuesta a darlo todo por tu pareja es mejor que no empieces a enamorarte. “La gente se arregla todos los días el cabello. ¿Por qué no el corazón?” (Proverbio chino). Obviamente, también es razonable que cuando tu corazón empieza a latir por alguien, no te importa implicarte con él. “Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender” (Sagan, escritora francesa).

El amor puede con todo. Es capaz de mover montañas y de domesticar a un dragón, por lo tanto, la distancia es simplemente una pequeña piedra que se puede saltar con los pies juntos. “Ni la ausencia ni el tiempo son nada cuando se ama” (Alfred de Musset, poeta francés).

El amor tiene algo de loco. Distintos autores célebres han reflexionado sobre el sinsentido por el cual se mueve el corazón. Sin embargo, es un tipo de locura que no solo te gusta sino que, además, es lo que necesitas. “En asuntos de amor, los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca” (Jacinto Benavente, escritor español).

El amor también es sinónimo de madurez. Como el escritor Saint-Exupéry acertó a decir: “Al primer amor se le quiere más; a los otros se les quiere mejor”.