Historia de amor de la infancia: amor desde siempre y para siempre

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Alicia y Toni ya iban juntos a la guardería, por lo que realmente se criaron juntos. No concebían la vida el uno sin el otro, aunque no en un sentido romántico. No, Alicia y Toni ni se planteaban tener una relación, pero sabían que formaban parte el uno del otro tanto o más que cualquier miembro de su familia. Pero ¿tener un historia de amor? Eso nunca lo pensaron.

Una vida juntos

La verdad es que parecían dos vidas ligadas por el destino, de una forma tan inevitable que ni en la larga trayectoria académica de la infancia y la juventud, ni en el colegio ni en secundaria, nadie jamás se atrevió a ponerlos en clases separadas. Y ellos se mantenían fuertes, ajenos a los rumores, a las envidias y quienes se burlaban de ellos por ser inseparables. Y es que juntos eran más fuertes.

El proceso lógico hubiera sido que Alicia y Toni terminaran por enredarse en una historia de amor, al fin y al cabo, la confianza que tenían el uno en el otro es la mejor base para crear una pareja. Pero parecía que ninguno de los dos estaba por la labor y vivían intensas aventuras amorosas con otras personas, aunque al día siguiente corrieran a buscar al otro para contárselo todo. O casi todo.

Ni siquiera se plantearon salir juntos cuando, un poco antes de la adolescencia, se dieron su primer beso. De común acuerdo, analizando la situación con una madurez impropia de su edad, llegaron a la conclusión de que el primer beso querían dárselo a alguien especial, que fuera un momento que pudieran recordar con cariño toda la vida. Y unos pocos años más tarde, llegaron a la misma conclusión para estrenarse en el sexo. Estaban ligados el uno al otro de todas las formas posibles.

Amor o amistad

Los años iban pasando y, a pesar de la vueltas que da la vida, ninguna circunstancia consiguió separar a Alicia y Toni demasiado tiempo. Ni sus parejas, ni sus estudios, ni sus viajes, ni sus trabajos. Una fuerza extraña, más fuerte que nada, los volvía a reunir cada vez con más intensidad.

Fue Alicia la que, después de una vida entera de fracasos sentimentales, veía cómo su sueño de formar una familia se iba desvaneciendo. Pero no estaba dispuesta a perderse la experiencia de la maternidad y decidió ser madre en solitario. Tenía al donante perfecto a su lado y por supuesto que Toni no se negó a participar en esa aventura, aunque ser padre nunca había formado parte de sus planes.

El tiempo que duró el embarazo transformó un poco la idea que tenían ambos. Poco a poco, Alicia y Toni se fueron implicando por igual en las necesidades del bebé que estaba por llegar y poco a poco empezaron a comportarse como una auténtica pareja . Así, cuando nació el bebé, ambos estaban decididos a formar una verdadera familia y fue entonces cuando, después de toda una vida juntos, comenzó su historia de amor.

Puedes leer más artículos similares a Historia de amor de la infancia: amor desde siempre y para siempre, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.