Historia del primer amor: amor inolvidable

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Silvia y Pol se conocían desde siempre. Los padres de Pol tenían un restaurante para turistas en un pueblo de la costa. Los padres de Silvia tenían un apartamento justo encima del restaurante. Y Silvia pasaba todas las vacaciones en aquél pueblo costero desde que tenía memoria y, probablemente, mucho antes. Así que prácticamente Silvia y Pol se habían criado juntos y se hacía inevitable una historia de amor.

Historia de amor en vacaciones

Desde que tenían uso de razón, Silvia y Pol pasaban tres períodos de vacaciones al año bien juntos. Sus recuerdos de la infancia eran compartidos, jugando en la arena, corriendo por las calles llenas de turistas y haciendo recados para el restaurante. Que el roce hace el cariño se plasmaba en que ya desde niños, Silvia y Pol eran novios, más que nada por inseparables.

Era un amor de la infancia en toda regla. Según iban pasando los años, el noviazgo infantil dio a paso al amor adolescente. Fue entonces cuando comprendieron juntos la verdadera dimensión del amor, la necesidad de estar juntos, el descubrimiento del sexo, la urgencia de estar a solas una vez más. Pero la vida da tantas vueltas, que a veces no puede sujetar el amor de toda una vida.

Y es que las largas vacaciones no son para los adultos. Mientras Pol se encargaba del negocio familiar, Silvia se puso a estudiar, a trabajar, a un ritmo que era incompatible con unas vacaciones en la costa. Y así, casi sin querer, Silvia y Pol se fueron distanciando por las necesidades de la vida adulta. Ambos lo tomaron con naturalidad; ambos se acomodaron a una vida sin el otro.

Volver al primer amor

Los años fueron pasando, y Silvia y Pol fueron viviendo sus vidas por separado, con sus historias de amor, algunas tristes, algunas lamentables y otras más felices, pero todas con punto y final. Ninguno de los dos terminaba de encontrar su sitio en el amor. De vez en cuando, Silvia se acordaba de su primer amor, allí en la costa y se preguntaba qué sería de él.

De vez en cuando, Pol se acordaba de su primer amor y se preguntaba qué sería de ella. Y entonces la crisis le contó un secreto a Pol. Silvia perdió su trabajo y se quedó sin nada. A su difícil situación económica, se unió una dolorosa ruptura sentimental. Se había quedado sin opciones, se había quedado sin nada y tenía que empezar de cero.

Así que se planteó empezar a vivir la vida que siempre había querido vivir. No tenía nada que perder, solo podía ganar. Aprovechando el apartamento de sus padres en el pueblo costero, cogió las maletas y se plantó allí. Aparcó justo delante de la puerta del restaurante y Pol la vio bajarse del coche. Supo que había vuelto para quedarse, supo que tenían otra oportunidad.

Puedes leer más artículos similares a Historia del primer amor: amor inolvidable, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.