Carta para un amor de la infancia: por los viejos tiempos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Es cierto que a veces el primer amor está sobrevalorado y lo mismo ocurre con el primer beso o con esa primera vez en el sexo. Nosotras somos de la opinión de que el verdadero amor, el más importante e intenso es el que estamos viviendo en estos momentos, pero eso no evita que los recuerdos de otras historias vividas nos asalten en los momentos más inesperados.

Y como nos encanta escribir cartas de amor, y como nos encantan las viejas historias de amor, esas que nos traen recuerdos de la infancia, de felicidad y despreocupación, hemos pensado en escribir una carta para ese amor de la infancia que nunca podremos olvidar.

Ejemplo de carta para un amor de la infancia

Hola amor,

Espero que me recuerdes, aunque sé que han pasado tantos años que es difícil. Pero no lo es para mí, que recuerdo nuestra inocente historia de amor como si fuera ayer. Y tal vez pienses que estoy loca por escribirte esta carta de amor, esta carta para un amor que quedó en la niñez.

No estoy loca, no estoy atrapada en el pasado. Ocurre que en los últimos meses me han asaltado tus recuerdos no sé por qué razón. Y creo que te mereces estas líneas tanto como cualquier otro amor. Porque tú fuiste mi primer amor, porque contigo aprendí a querer y contigo compartí los primeros besos secretos.

Que nuestra historia de amor fuera inocente, una cosa de niños, no le resta intensidad a aquellas caricias torpes, a aquellos besos furtivos y a aquellos encuentros clandestinos. Porque con solo darnos la mano nos sentíamos unidos, que formábamos parte el uno del otro.

No recuerdo nuestra historia de amor con pena, me gusta que las cosas hayan transcurrido así, con otros besos, otros encuentros, otras caricias y otros amores. Pero no puedo evitar sonreír cada vez que nos imagino escondiéndonos en el colegio para pasar un rato de amor.

Porque tu recuerdo me hace sonreír.