Cuando no te gusta cómo besa

¿Qué queda de una pareja sin sus besos?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

De vez en cuando en las relaciones de pareja nos enfrentamos a complicaciones que parecen irrelevantes, pero que a la larga se pueden convertir en un problema. Hablamos de los besos, de cuando no te gusta cómo besa tu pareja. ¿Se trata un problema grave o no hay que darle importancia? La verdad es que los besos son de las cosas más importantes que se puede dar una pareja.

Cuando no te gusta cómo besa

Resulta que estás muy enamorada y además tienes la suerte de ser correspondida. Resulta que ese chico tiene toda la pinta de ser tu pareja ideal porque os entendéis genial. Resulta que te encanta, que tiene sentido del humor, que te respeta, que te adora y que se desvive por ti. Resulta que todo es perfecto, excepto sus besos. Y aquí llegamos al drama porque, ¿qué queda de una pareja sin sus besos?

Puede que sus besos sean demasiado impetuosos para tu gusto o puede que se trate de todo lo contrario, que te besa desapasionadamente como el que no quiere la cosa. O puede simplemente que vuestros labios no terminen de reconocerse el uno al otro porque os besáis desacompasados. En cualquier caso, que no te gusten sus besos es un problema que hay que solucionar.

La importancia de los besos

Porque los besos son importantes en una relación, porque los besos te hacen más feliz y porque los besos son la mejor forma de unión. Que no te guste cómo besa tu pareja es un problema y de los grandes. El beso no es para tomárselo a la ligera y, además, dice mucho de una persona y de una pareja.

Que no haya compatibilidad a la hora del beso puede estar escondiendo un problema de fondo. ¿Y si tu pareja no se atreve a entregarte sus besos? Eso refleja inseguridad o impostura, según el caso. Puede que tenga miedo a enamorarse, miedo a formar una pareja o puede que no te quiera tanto como dice. Pero es verdad que hay casos en los que el problema con el beso es una simple cuestión de técnica.

Qué hacer si no te gusta cómo besa

Así pues, nos ponemos manos a la obra para conseguir que tu chico te bese como te mereces:

+ No le digas claramente que no te gustan sus besos, porque si se trata de una cuestión de inseguridad no harás más que aumentarla.

+ No le hagas la cobra, ni apartes la cara, ni rechaces sus besos.

+ Lleva tú las riendas del beso. Empieza tú y proponle, como en un juego, que te siga el ritmo del beso.

+ Los buenos besos se consiguen con la práctica, así que procura practicar mucho, que los besos nunca sobran.

+ Dile que cierre los ojos y se deje llevar.

+ Crea un taller del beso. Es una excusa perfecta para destinar un día de la semana a besaros de todas las formas posibles. De esta manera puedes ir indicándole cómo te gusta más.

Esperamos que finalmente funcionen las clases prácticas del beso, porque es una pena quedarte sin ese placer. Y tú, ¿cómo consigues que tu novio te bese bien?

Puedes leer más artículos similares a Cuando no te gusta cómo besa, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.