El mejor olor para buscar pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Un perfume para buscar pareja

Y de esta teoría del amor a través del olfato están tan convencidos algunos, que un grupo de científicos alemanes ha desarrollado un perfume que te ayuda a buscar pareja. Como cualquier iniciativa que nos ayude a encontrar a nuestro hombre ideal será bienvenida, hemos investigado un poco más en los detalles de este perfume del amor.

La creación de este perfume se basa en la teoría de que buscamos en nuestra pareja un olor corporal que se asemeje al nuestro, porque así la persona resulta más compatible. Parece ser que estamos hablando de fragancias biológicamente eficaces, porque de esa compatibilidad entre los olores corporales resultarían unos descendientes inmunológicamente preparados para sobrevivir.

Claro está que hoy en día no todas las mujeres buscan a su pareja con fines reproductivos y de perpetuación de la especie, pero los científicos aseguran que esa búsqueda de la pareja compatible biológicamente es un acto inconsciente y que en la actualidad seguimos bajo el influjo de esos instintos primarios.

Sigue tu olfato para buscar el amor

Es cierto que hay teorías para todos los gustos en cuanto a los motivos que nos llevan a elegir una pareja u otra y, aunque no podemos negar la influencia que tienen aspectos como la oportunidad y el azar, es evidente que el olor corporal es un factor determinante para el amor.

Seguro que más de una vez te has sentido irremediablemente atraída por un hombre al primer acercamiento, sólo porque su olor te provocaba un deseo intenso. Y si las emociones que produce el olor corporal son tan intensas, no vamos a negarle protagonismo al olfato, pero jugarnos todo lo que supone encontrar una pareja a una sólo carta, a la del olor, tal vez sea un poco arriesgado.

En cualquier caso, no somos partidarias de ponerle freno a la pasión, así que si estás buscando el amor, sigue tu olfato, sigue tu instinto y haz caso de lo que diga tu corazón con los ojos cerrados. Ya habrá tiempo de poner un poco de cordura en la relación.