Horóscopo: compatibilidad de los signos de fuego con los de agua

Descubre si los diferentes elementos pueden compaginar

María Fernández

Si nos guiamos por lo que ocurre en la naturaleza, ¿qué pasa cuando se juntan el agua y el fuego? El horóscopo contempla la existencia de cuatro elementos a los que pertenece cada signo del zodiaco y que afectan a su forma de ser.

Esta personalidad es lo que provoca que haya ciertos signos con los que eres muy afín, mientras que con otros no sientes ningún tipo de química. Esta vez, nos centramos en descubrir cómo se llevan los signos relacionados con el elemento agua y los fuego. Si eres un Cáncer, Escorpio y Piscis o un Aries, Leo o Sagitario, presta atención. El horóscopo nos ayuda a descubrir la compatibilidad de los diferentes elementos. 

¿Son compatibles los agua con los fuego?                     

En muchos aspectos, la forma de ser de los signos de agua y los de fuego es contraria. Los Cáncer, Escorpio y Piscis son mucho más tranquilos que los Aries, Leo y Sagitario, que tienden a ser más exagerados en sus reacciones y modos de ser. Aunque los agua también quieren llevar la razón aunque no lo tengan y les cuesta reconocer los errores, los fuego son aún más cabezotas. Es por ese motivo, entre otros muchos, que los de estos dos signos del zodiaco pueden pelearse demasiado si pasan mucho tiempo juntos. Las chispas saltarán enseguida, especialmente si ninguno de los dos están pasando por un buen momento.                                 

Es cierto que los agua y los fuego son contrarios, sin embargo tanta oposición hace que si ambos tienen ganas de encontrar puntos en común, puedan compatibilizarse muy bien. Por ejemplo, cuando los fuego entran en efervescencia por el estrés o los nervios, los agua les ayudan a tranquilizarse. También ocurre en el sentido contrario, ya que cuando las vidas de los agua dejan de fluir y se estancan en la monotonía, los fuego les devuelven un toque de locura. Aunque no se traten de los elementos más compatibles del zodiaco, si tienen ganas de embarcarse en un proyecto común, pueden forjar un sentimiento muy verdadero.