Mitos de la homosexualidad: cosas que no son verdad de las lesbianas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Parece que el mundo no acaba de encajar bien la homosexualidad femenina y eso hace que sobre las lesbianas ronde no solo la discriminación, sino también muchos mitos que no son verdad. Desmontamos algunos mitos sobre las lesbianas, porque no todo lo que se cuenta es verdad.

Desmontando mitos sobre las lesbianas

Seguramente habrás escuchado un montón de historias acerca de la homosexualidad femenina. Seas lesbiana o no, lo más probable es que tengas que oír de vez en cuando una serie de leyendas que poco tienen de verdad. Estos son los falsos mitos sobre las lesbianas.

1 Hombres. Cuenta la leyenda que las lesbianas odian a los hombres y que en muchos casos ese odio es el motivo que las hace ser lesbianas. La falsedad de este mito se demuestra teniendo en cuenta que lo que caracteriza a una lesbiana es el amor por otra mujer, no el odio.

2 Hijos. Si atendemos al mito por excelencia, las lesbianas no quieren ser madres. Sin embargo, hay lesbianas que apuestan fuerte por la maternidad y se convierten en las creadoras de esos nuevos modelos de familia que tanto enriquecen las relaciones sociales y familiares.

3 Estilo. La idea de la lesbiana marimacho o de aspecto masculino es de los mitos más arraigados en sociedad. Aunque entra en contradicción con ese otro mito de que odian a los hombres, es más fácil creerse que las lesbianas no se preocupan de su aspecto físico y si lo hacen es para parecer más masculinas que comprobar la gran cantidad de homosexuales que marcan estilo. Estilo femenino.

4 Etapa. Dicen de las lesbianas que su homosexualidad es una etapa, que están confundidas y que ya se les pasará. La lógica de este razonamiento se basa en la absoluta necesidad de un hombre que tiene cualquier mujer. ¿Cómo es posible que estas mujeres puedan vivir sin un hombre? Sospechamos que este razonamiento salió de la cabeza pensante de algún varón.

5 Fidelidad. Cuenta la leyenda que las relaciones de pareja entre mujeres no sufren problemas como la infidelidad. Se trata de una leyenda totalmente falsa porque la infidelidad, los celos, los juegos de poder y los malentendidos también se interponen entre las relaciones de pareja homosexuales.