Mujeres y hombres: la novia controladora

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Los límites entre la virtud y el exceso nunca están claros y es lo que ocurre con esas mujeres exigentes, perfeccionistas y competentes que necesitan tenerlo todo bajo control. Ellas organizan, planean, establecen y exigen que se cumplan los pasos a seguir. En las relaciones entre mujeres y hombres, el papel de la novia controladora es muy habitual. Y algunos hombres las temen, pero otros las buscan.

Una mujer controladora

Casi todas las mujeres han recibido alguna vez la queja de un hombre por ser excesivamente controladoras. Algunos se han sentido asfixiados por sus demandas cuando lo único que pretendían es que todo salga bien. ¿Cuando se traspasa la línea entre esforzarse para que una relación funcione y ejercer un control envenenado sobre la pareja? ¿Somos las mujeres controladoras?

La sociedad actual demanda que la mujer ejerza una gran cantidad de roles, por lo que se encuentra con una sobrecarga de responsabilidades. Profesional competente, pareja comprensiva, amiga íntima, hija amantísima, madre con super poderes y que no falte tiempo para ocuparse de ella misma. Así se crea una autoexigencia que abarca absolutamente todo, hasta a la pareja.

Hasta donde sabemos, no es un defecto ser perfeccionista, ni buscar la excelencia, ni intentar que las cosas salgan bien. Pero esta actitud puede convertirse en un problema de pareja en el momento en que invades la intimidad de tu novio, que también tiene derecho a ella, o marcas las pautas de la convivencia sin contar con él. La colada se hace los miércoles y los sábados, aquí está el menú semanal, la compra se hace el sábado por la mañana, una vez al mes toca limpieza general. ¿Le has preguntado si le parece bien esa forma de organizar vuestra vida?

Cómo dejar de ser una novia controladora

Hay algunas actitudes que debes abandonar si quieres que tu novio no acabe asfixiándose con los lazos de tu control. Tal vez no es conveniente que le preguntes a qué hora llegó anoche, que te cuente los pasos que dio sin ti, con qué amigos se fue, o que te pongas de los nervios si se retrasa cinco minutos al salir de trabajar. Tal vez es mejor que le dejes respirar.

A lo mejor estás pendiente de la ropa que se pone para ir a trabajar, para salir con sus amigos o para ir al cine. Puede que seas tú la encargada de organizar las facturas de los gastos domésticos, que tengas que cuadrar números para llegar a fin de mes en la cuenta conjunta o incluso que te ocupes de concertarle cita con el médico. Para un momento y pregúntate si eres una madre o una pareja, si tienes un hijo o un novio.

Es cierto que hay muchos hombres que prefieren dejarse llevar, dejarse conducir por la vida, y por eso buscan mujeres controladoras que soporten el peso de sacar adelante dos vidas y no una. Pero a la larga, aunque esos roles de controladora y controlado hayan sido elegidos y buscados, acaban por agotar a la una y asfixiar al otro. Y no podemos evitar preguntarnos, ¿de verdad quieres amar a un hombre que no tenga personalidad?

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: la novia controladora, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.