Mujeres y hombres: la sensibilidad en la pareja, una cuestión de tacto

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A ella le ha molestado un comentario de su novio. Así que mira hacia el suelo, derrama alguna lágrima silenciosa e intenta comprender por qué una persona que la quiere pisotea así sus sentimientos. Mientras tanto, él intuye que a su novia le pasa algo, pero no tiene ni idea de lo que puede ser, ni mucho menos se siente responsable de su malestar. En las relaciones entre mujeres y hombres la sensibilidad se entiende de distinta forma. ¿Somos las mujeres demasiado sensibles o a ellos les falta tacto?

¿Dónde están los hombres sensibles?

Si te paras a escuchar las letras de algún cantautor, léase por ejemplo, Pablo Alborán, comprobarás que el chico si algo derrocha es sensibilidad. Sabe lo que tiene que decir y cómo decirlo para que una mujer se sienta la más especial del mundo, sus palabras son reconfortantes y llegan directamente al corazón. Si alguna vez te has preguntado dónde están los hombres sensibles, tenemos el secreto: son cantautores.

Lamentablemente los cantautores son escasos y la mayoría de las veces inaccesibles, así que el ideal de hombre con sensibilidad escapa a nuestras posibilidades. Con algo de suerte, podemos encontrar un cromañón que se haya atrevido a dar un paso evolutivo más y muy de vez en cuando deje salir su lado tierno y emotivo y se digne a empatizar con nosotras y nuestra hipersensibilidad.

La hipersensibilidad de las mujeres

La mayoría de las discusiones y problemas de pareja se producen por ese choque de excesos que suponen las diferentes actitudes de mujeres y hombres. Es innegable que los hombres son poco sensibles, pero tampoco podemos negar que las mujeres somos hipersensibles. Seguramente te has venido abajo más de una vez cuando tu novio, con poco tacto pero sin mala intención, ha hecho un comentario desafortunado sobre tu aspecto físico. ¿Me estás llamando gorda? Y el hombre ni se entera de lo que ha pasado.

Ocurre que las mujeres somos demasiado sensibles, que todo nos lo tomamos como una ofensa, como algo personal, como un ataque a nuestra autoestima, a nuestra independencia, a nuestra personalidad. Una actitud que, unida a nuestra pasión por reflexionar y analizar cada gesto y cada palabra, puede convertirse en un estado paranoico donde nos sentimos incomprendidas por nuestra pareja.

Ocurre también, que los hombres son poco sensibles, o tienen poco tacto en su relación con las mujeres. Podemos contar con los dedos de una mano los hombres que hemos conocido que sepan consolar a una mujer porque, en la mayoría de las ocasiones, el hombre se escuda en su clásico aliado "yo-no-sé" para dejar a su chica desolada y sufriendo en soledad.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: la sensibilidad en la pareja, una cuestión de tacto, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.