Para qué sirve el himen y cómo y cuándo se rompe

Se trata de una membrana en el interior de la vagina que ha estado toda la vida rodeada de misterio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A lo largo de la Historia, a las mujeres nos toca la peor parte en cuanto a sexualidad. Todo es un misterio, todo es tabú, todo es secreto y parece más apropiado pasar de puntillas por ciertos temas utilizando metáforas o insinuaciones que llamar a las cosas por su nombre. Pero a nosotras nos gusta hablar claro y por eso queremos saber la verdad sobre el himen. ¿Te vienes a desmontar mitos?

Mitos y verdades sobre el himen

El himen es considerado aún hoy por muchas culturas como el símbolo y prueba de la virginidad. Sigue pasando en este mundo que la virginidad se considera pureza y sigue siendo una característica de vital importancia para muchas jóvenes. Y el protagonista de toda una parafernalia que atenta contra la integridad de muchas mujeres jóvenes es precisamente el himen. ¿Sabes lo que es el himen?

+ Qué es el himen

El himen es una membrana en el interior de la vagina. Desde el día que nacemos, ahí aparece la membrana con el objetivo de proteger la zona de infecciones. Pero según vamos creciendo, cuando el organismo crea sus propios mecanismos de defensa contra infecciones, su función desparece y el tejido se vuelve más elástico y débil hasta convertirse en una membrana desprovista de cualquier función orgánica pero sí cultural. Porque la presencia del himen, dicen, indica que nunca se han tenido relaciones sexuales. Y ahí entramos ya en terrenos del mito.

+ Para qué sirve el himen

Podemos decir con toda tranquilidad que el himen no sirve para nada, salvo para amargarle la existencia a muchas jóvenes en algunas partes del mundo. Excepto en los primeros años de vida, en los que el himen protege la zona vaginal de infecciones, no sirve para nada, ni siquiera es fiable en cuanto a detector de haberse iniciado en la vida sexual o no.

+ Cuándo se rompe el himen

Porque el himen no solo se rompe en la primera relación sexual o en la primera penetración, para ser más exactos. La elasticidad y la fragilidad de la membrana varía en cada persona y mientras que hay mujeres que a pesar de haber mantenido relaciones siguen teniendo himen, otras, que guardan celosamente su virginidad, no cuentan con este simbólico tejido de su pureza porque se ha roto al hacer deporte, al introducirse un tampón o durante la masturbación.

+ La verdad sobre el himen

El propio concepto de himen como prueba de virginidad es falso y conviene dejarlo claro. Pero tendríamos que dar un paso más y ser conscientes de la cantidad de mitos que rodean también a la virginidad, aunque ese es otro debate. En cualquier caso, hay que recordar que esas pruebas familiares a las que someten a algunas jóvenes antes del matrimonio no dejan de ser un tipo de violencia sexual.

Puedes leer más artículos similares a Para qué sirve el himen y cómo y cuándo se rompe, en la categoría de Sexualidad en Diario Femenino.