Efectos en la cara del chocolate, la grasa y el dulce

Teresa Guerra

La alimentación es una de las claves a tener en cuenta a la hora de cuidar nuestra piel. de nada servirá realizar elaborados tratamientos o realizar limpiezas faciales si llevamos una dieta desequilibrada y abundante en grasas y dulces, que pueden crear o agravar nuestros problemas de piel.

La grasa que se acumula en las células de la piel, especialmente si tenemos tendencia a ello o durante la adolescencia, puede llevar a infecciones como el acné. Esta bacteria puede causar la aparición de granos y puntos negros que si aparecen en su variante más grave y no se tratan adecuadamente pueden llegar a generar cicatrices.

Relación entre la alimentación y el acné de la cara

A pesar de que existen diferentes estudios, y que los más recientes cuestionan la relación entre el chocolate y el acné, lo cierto es que los alimentos grasos en ningún caso favorecen los tratamientos faciales que podamos realizar para eliminarlo. Al ingerir comidas altas en grasa estimularemos las glándulas sebáceas de la piel, provocando un aumento de la cantidad de lípido en la piel.

Por lo general, y especialmente si tenemos la piel grasa o acné, lo más conveniente es evitar este tipo de alimentos, e incluso reduciendo las grasas en algunos tan comunes la leche, optando por la desnatada, podemos llegar a notar mejoría. Incluso para una piel en buen estado es recomendable evitar los alimentos excesivamente grasos, pues pueden tener un mal efecto sobre la cara.

Podremos darnos un capricho de chocolate, fritos u otros productos de esta categoría,siempre y cuando se trate de la excepción y no de la norma. Una dieta equilibrada y un cuidado diario completo son nuestras mejores garantías para conseguir que la piel no sufra los efectos de la piel grasa y se conserve en buen estado durante más tiempo.

Puedes leer más artículos similares a Efectos en la cara del chocolate, la grasa y el dulce, en la categoría de Cara en Diario Femenino.