Técnicas y beneficios de la reflexología facial

Conoce los puntos de presión de tu cara según la reflexología

Teresa Guerra

 Reflexología facial

La medicina tradicional china es una de las ramas más reconocidas en las últimas décadas, ya que gracias a su conocimiento se han expandido técnicas de masaje o medicinales como la homeopatía, y dentro de los tratamientos estéticos la reflexología facial.

La reflexología facial o técnica de digitopuntura facial se basa en la presión de los dedos en diferentes puntos del rostro con el fin de activar el sistema linfático, la circulación sanguínea, recolocar la estructura muscular facial.

Técnicas de reflexología facial para la piel y la salud

Con ello conseguiremos por un lado aliviaremos las tensiones musculares faciales causadas por el estrés y mejoraremos el aspecto de la piel ya que al aumentar la microcirculación sanguínea mejora su oxigenación y la depuración de la misma.

Los puntos de presión se realizan con la yema del dedo corazón o índice en unas zonas estudiadas desde la milenaria medicina tradicional china, ya que en parte el origen es el mismo que el de la acupuntura.

Según la medicina tradicional china, esos puntos de presión son la zona de confluencia del sistema linfático, circulatorio y los nadis o meridianos energéticos, que según esta filosofía nos recorren todo el cuerpo y surgen de la conexión con el universo a través de los siete puntos chakra.

La reflexología facial y sus puntos de presión

Fisiológicamente, estos puntos de presión coinciden con terminaciones nerviosas, con lo cual ayuda aliviar el estrés y relajar la musculatura facial. En estética el hecho de que la piel esté más relajada hace que la oxigenación sea mayor y esto ayuda a que los activos de los tratamientos estéticos funcionen con mayor eficacia sobre el rostro.

Una vertiente del mismo es el masaje sacrocraneal, donde se presionan puntos de la cabeza, muy recomendable para personas que sufren migrañas, porque con sesiones continuadas de este masaje conseguimos aliviar los síntomas relajando la zona. Así podemos ver que un tratamiento estético no sólo puede ayudar a cuidar nuestro aspecto sino que puede ejercer efectos beneficiosos sobre nuestra salud.