Limpieza facial profesional: pasos, beneficios y precio

La importancia de las limpiezas faciales

Incluso aunque no te maquilles, es necesario limpiar la piel a diario para eliminar restos de la crema hidratante, el polvo y la contaminación de la calle que ensucia y obstruye los poros del rostro.

Qué es una limpieza facial profesional

Aunque limpiemos nuestra piel todos los días, siempre quedan restos que exigen un tratamiento más profundo. La limpieza facial profesional completa nuestros pequeños rituales de limpieza cotidianos. No es un sistema para parecer más joven; su objetivo es limpiar en profundidad células muertas y feas espinillas y tonificar los músculos de la cara gracias a los masajes.

Ventajas de la limpieza facial

Una vez terminada la limpieza facial, la piel está preparada para aprovechar al máximo las propiedades de los cosméticos que usamos a diario. Con la limpieza facial hidratamos, eliminamos toxinas, se reduce el acné (menos poros obstruidos) y relajamos y mejoramos la circulación de la cara, ganando en tersura y elasticidad.

En qué consiste una limpieza facial profesional

Una limpieza facial puede durar entre 50 minutos y una hora y media. La limpieza facial básica tiene tres partes distintas: limpieza propiamente dicha, masaje tonificante y nutrición.

Limpieza facial: para ello se aplican distintos productos que limpian la parte superficial de la cara. A continuación se abren los poros mediante vapor para drenar las impurezas gracias a productos especiales. Cada piel (seca, grasa o mixta) necesitará un tipo de producto distinto.

Masaje: en este punto es importante cerrar los poros y descongestionar la piel después del drenaje. Se aplican productos en gel o crema y se da un masaje relajante y tonificante.

Nutrición: la piel ya está lista para aprovechar al máximo los nutrientes y vitaminas de las mascarillas u otros tratamientos que vengan a continuación.

La limpieza facial básica puede completarse con peelings, láser, ácido glicólico y otros tratamientos más intensivos que no suelen ir incluidos en el paquete básico.

Cada cuánto tiempo debe hacerse una limpieza facial

No hay una respuesta única. El mínimo es una vez al año, el máximo depende de cada tipo de piel. Una piel normal puede hacerse una limpieza de cutis cada tres o cuatro meses. Las pieles maduras o muy secas necesitan más ayuda, con lo que deberían hacerse una cada seis semanas como mucho. Las pieles más problemáticas pueden necesitar una limpieza incluso más a menudo.

Cuánto cuesta una limpieza facial profesional

Una limpieza facial básica puede tener un precio mínimo de entre 30 ó 40 euros, según el centro al que acudas. Por supuesto, puedes encontrarla más cara y variará según los productos que usen y el tiempo que te dediquen.

Si quieres completar la limpieza facial básica con algún tratamiento más específico, el precio sube. Un peeling sencillo y los tratamientos de láser superan fácilmente los 100 euros y, según los activos empleados, alcanzar los 200 euros. También existen packs para solucionar problemas concretos: cuperosis, manchas en la piel, bolsas y ojeras. Cada uno tiene su propio precio. Lo mejor es que consultes en varios centros de estética de  tu ciudad para comparar precios y elegir el que más te convenga.

Recuerda que todos estos tratamientos debe hacértelos una profesional de la estética. Una mala aplicación puede provocarte irritaciones o heridas en la cara.

Leiore Garaio  •  viernes, 18 de mayo de 2012

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • emma
    emma

    16/09/2013 03:33

    como nos hacemos una buena limpieza facial?pero casera

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Fotos