Cómo borrar o disimular las cicatrices de los granos por acné

María Fernández

Cómo eliminar las cicatrices del acné

Cuando ves las fotos de las modelos de las revistas siempre te preguntas, ¿ellas no tuvieron granitos en la adolescencia? Sus pieles perfectas -producto de los retoques mágicos por ordenador- parecen no haber sido mancilladas por el acné. Durante la juventud, igual que casi todos tus compañeros de clase, te daba mucha vergüenza tener tantos granos en la cara. Por eso ahora quieres borrar toda marca de esos defectos cutáneos. Quizá, todavía hoy, sufras acné. Te damos algunos consejos de cómo disimular, o incluso llegar a borrar, las cicatrices provocadas por los granos y espinillas propios del acné.

Quizá, el remedio para esconder huellas que primero se ha venido a tu mente ha sido el maquillaje. Sin duda, una buena base aplicada de la forma correcta puede tapar las pequeñas marcas de la piel. En primer lugar, debes tener en cuenta que el cosmético debe ser oil free para evitar que te salgan más granos. Un error cometido en demasiadas ocasiones es pensar que si es muy gruesa la capa de maquillaje, se esconderán mejor los granos. Además de que a veces acaban notándose más las cicatrices, si te pones demasiada base tu aspecto será demasiado artificial. Es mucho más útil que adquieras los cosméticos adecuados que tapan los defectos. Por ejemplo, para esconder rojeces puedes aplicarte una pintura de color verde.  

Trucos para eliminar las cicatrices de los granos

Somos lo que comemos, por lo que no es extraño que algunos alimentos nos ayuden a mejorar el aspecto de nuestra piel. Llevando una dieta variada, nuestra salud general se verá beneficiada. Pero además, si te aplicas diferentes productos puedes ayudar a borrar las cicatrices de las espinillas. Por ejemplo, el zumo de limón natural -aplicado en pequeñas dosis y con un algodón- puede aclarar las cicatrices, lo mismo que el tomate o el pepino. Otro tipo de remedios naturales incluyen la nuez moscada mezclada con leche, el gel de aloe vera o la miel. El aceite de oliva, y más si lo mezclas con agua de rosas, puede ayudar a suavizar la piel, aunque es conveniente retirar correctamente todos los restos.

Si te pones en manos de un especialista de la piel te podrá contar desde un punto de vista profesional las diferentes alternativas para eliminar las cicatrices. Los dermatólogos pueden practicarte una microabrasión o terapia de luz láser para borrar las huellas de los granos. Sin embargo, son técnicas dolorosas y caras. En cualquier caso, siempre es recomendable exfoliarse de vez en cuando la piel y siempre mantener una correcta limpieza e hidratación.