Tratamientos para el acné: cómo acabar con los granos y espinillas

María Fernández

Los tratamientos más efectivos para acabar con el acné

El acné nos afecta más frecuentemente de lo que nos gustaría. Se trata de una enfermedad en la que se forman distintos tipos de lesiones en forma de grano debido a que nuestras glándulas sebáceas de la piel producen demasiado sebo, lo que provoca que los poros se obstruyan. El acné puede causar muchos problemas psicológicos para quien los sufre ya que si se trata de una situación continuada, demasiado intensa y que deja cicatrices, puede afectar a la autoestima. El acné suele tener una mayor incidencia en la adolescencia debido al cambio hormonal que los jóvenes sufren. Por lo tanto, es importante que apliquemos el tratamiento más adecuado para acabar con los granos de forma efectiva.

Sin duda, quien mejor puede aconsejarte sobre la mejor forma para eliminar el acné es un dermatólogo. Cada persona es un mundo, y lo mismo ocurre con cada tipo de grano y espinilla, por lo que aplicar el tratamiento recomendado hará que solucionar las lesiones sea más fácil.

Lo más habitual es que el acné se intente eliminar con un tratamiento tópico, es decir, a través de la piel, pero en los casos más graves puede ser necesario tomar un tratamiento oral. En general, al ser más suave, las cremas y geles que se aplican en la piel suelen tener resultados más lentos.

Cómo curar el acné: los tratamientos más efectivos

Los médicos suelen recomendar los retinoides tópicos para tratar el acné al principio, aunque también pueden ser útiles medicamentos algo más potentes como los antibióticos tópicos (peróxido de benzoílo, clindamicina...). Por otro lado, quizá el dermatólogo considere necesario tomar antbióticos por la vía oral para tratar el acné más severo.

En cualquier caso, es importante tener unos hábitos de limpieza facial frecuentes. Es mejor utilizar jabones suaves que no causen irritación. Nunca te acuestes sin haberte desmaquillado bien, especialmente si te has puesto un cosmético demasiado graso. La exfoliación también suele ser recomendable, aunque tienes que tener cuidado de no dañar la piel.

Hace algún tiempo se puso de moda la fototerapia, la cual aseguraba que la luz del sol podía acabar con el acné, aunque algunos médicos sostienen que los efectos a largo plazo no son tan positivos. Por último pero no por ello menos importante, nunca te 'explotes' o pellizques los granos porque, aunque sea muy tentador dado el momento, puede dejarte cicatrices que son difíciles de eliminar.