Guapa con arrugas: consejos cuidar tu piel

Descubre por qué salen las arrugas y cómo combatirlas

Lidia Nieto

Las arrugas han pasado de ser algo que nos preocupaba a las mujeres, porque eran síntoma del paso del tiempo y del envejecimiento, a ser algo de lo que nos sentimos orgullosas. Aún así, no está de más establecer una rutina para cuidar nuestra piel, tanto si las arrugas ya forman parte de nuestra personalidad como si aún están por hacer su aparición.  

Dormir suficientes horas de sueño, beber agua, llevar una dieta equilibrada rica en antioxidantes, realizar ejercicio regular, limpiar, tonificar e hidratar la piel todos los días por la mañana y por la noche, y usar protector solar todos los días antes de salir de casa son algunos de los aspectos que podemos hacer en este combate anti-arrugas que iniciamos a partir de cierta edad.

Como complemento diario, podemos incorporar algunos ejercicios de gimnasia facial que fortalezcan y tonifiquen la musculatura del rostro para combatir el descolgamiento facial y las arrugas. Esta gimnasia, al igual que la gimnasia que hacemos para fortalecer el cuerpo, ha demostrado su utilidad como técnica antienvejecimiento. 

 

¿Por qué salen las arrugas? ¿Qué efectos favorecen su aparición? 

Cuando un día, nos levantamos y nos miramos al espejo y descubrimos una arruga, nuestra primera reacción es de preocupación y de asombro. ¿Ya? ¿Tan pronto? Hablamos con una amiga, para preguntarla si ella también ha notado estas señales de envejecimiento en su rostro e intentamos dar respuesta a millones de preguntas.

"La principal causa del envejecimiento es, por supuesto, el factor cronológico y, junto a él, la genética, ya que heredamos el tipo de piel y muchos de sus problemas de nuestros progenitores. Junto a estos factores inevitables existen otros externos o ambientales que influyen de forma muy notable en que el proceso lógico de envejecimiento se acelere, como son el ambiente donde vivimos y el estilo de vida que llevemos: la exposición solar, la contaminación ambiental, el clima seco, el tabaco, el alcohol, el estrés, la falta de sueño reparador, el bajo consumo de agua, las dietas estrictas o dietas ricas en grasas saturadas y azúcares", explica la doctora Segurado, dermatóloga experta de Nivea y jefa de sección del hospital del Sureste (Arganda del Rey, Madrid). 

La alimentación, clave para mantener a raya las arrugas 

Cada vez salen a la luz más estudios que demuestran que la dieta influye en el mantenimiento de la salud de todos los órganos y uno de ellos, la piel; por eso llevar una dieta rica en antioxidantes, fibra y minerales puede contribuir a un mejor estado de la piel:

+ Los antioxidantes se encuentran en vegetales de hoja verde, como espinacas, brócoli, rúcula, pimientos, o en frutos rojos como arándanos, uvas, fresas, frambuesas.

+ Los frutos secos (nueces y almendras), los cereales integrales, las legumbres (los guisantes, lentejas, judías) son una fuente de fibra y minerales.

+ También las semillas contienen una buena cantidad de fibra, minerales y vitaminas.

+ Además son útiles para la piel los alimentos ricos en omega 3 y ácidos grasos esenciales como el salmón o el aceite de oliva crudo. 

Crema antiarrugas, ¡un gran aliado! 

"Se ha demostrado que el proceso molecular de envejecimiento comienza hacia los 25 años, aunque sus signos visibles en la piel pueden retrasarse hasta los 35 ó 40 años, dependiendo de factores individuales como la herencia genética y la rutina de cuidados de la piel", apunta la doctora Segurado.

Estos datos nos pueden dar una idea de cuándo deberíamos empezar a usar cremas antiarrugas. Y, una vez que hemos tomado la decisión de acercarnos a un centro comercial y hacernos con una crema antiarrugas, comienzan las dudas: ¿Qué características tienen este tipo de cremas y qué las haces diferentes al resto?Además de la textura, fluida o cremosa, adaptada a cada tipo de piel, las cremas antienvejecimiento son efectivas por los principios activos que contienen: antioxidantes (vitamina C, coenzima Q10, polifenoles como el resveratrol, soja, té verde), derivados del ácido retinoico (retinol o retinaldehido), alfa y betahidroxiácidos (ácido glicólico, láctico, mandélico o salicílico) y acido hialurónico", apunta la dermatóloga.   

En resumen, nuestro combate anti-arrugas se debe basar en un cambio de hábitos de vida y de cuidado de la piel. Y, como recomienda esta dermatóloga, repetir los pasos de limpieza, tonificación e hidratación por la noche, momento en el que nuestra piel activa los procesos de regeneración. ¿Estás preparada para ganarle la batalla a las arrugas? 

 

Puedes leer más artículos similares a Guapa con arrugas: consejos cuidar tu piel, en la categoría de Cara en Diario Femenino.