Base de maquillaje para cada tipo de piel

Eugenia Carré

A la hora de elegir una base de maquillaje, debemos tener en cuenta el tono, la luminosidad y la cobertura. Es muy común fallar en estos factores y pecar al elegir fórmulas que contienen aceites y parabens. Para ello, debemos invertir en una buena base y no comprar la primera que veamos. 

La base de maquillaje debemos probarla en la tienda y salir a la calle con ella, esto es así porque las bases de maquillaje no quedan igual una vez aplicadas como pasados unos minutos, esto es porque se adaptan a nuestra piel. 

Escoge la fórmula de tu base de maquillaje

Aplicarnos un maquillaje dependerá de la fórmula que elijamos y, esto a su vez, dependerá de la cobertura que necesitemos para cada situación.

- Bases mousse: son maquillajes ligeros y naturales ya que aportan a nuestra piel un aspecto aterciopelado. Gracias a su fórmula de base de gel en polvo y su gran variedad, las hace aptas para todo tipo de pieles.

- Bases compactas: las hay en crema y en polvo. Son normalmente muy cubrientes y se utilizan para maquillajes muy cubrientes y sofisticados. Las fórmulas en crema son perfectas para pieles mixtas y secas, mientras que las fórmulas en polvo le van como anillo al dedo a las pieles mixtas o grasas que tiene a brillar. 

Hay maquillajes de polvos minerales que se aplican con brocha y su aspecto es de unos polvos normales. Al aplicarlo cubre igual que una base de maquillaje normal. 

Hay un maquillaje compacto, conocido como pancake que es el que al mezclarlo con agua se hace súper cubriente.

- Bases líquidas: el maquillaje líquido es el más común y el más vendido. Habitualmente los más vendidos son aquellos de cobertura ligera o media, ya que si no tenemos algún tipo de imperfección muy evidente solemos elegir la ligera o media. 

- Bases en barra: hay varios tipos de maquillaje, en general los de barra son bastante cubrientes y se utilizan fundamentalmente para maquillajes de televisión o reportajes fotográficos. Es decir, son fórmulas muy cubrientes que no suelen utilizarse para un maquillaje de día ya que el resultado quedaría demasiado artificial. Las fórmulas en barra más fluidas son prácticas para llevar en el bolso y se aplican directamente a la cara. Aptas para pieles normales o secas, nunca para pieles grasas.